Definiendo estrategias para el escenario de integración regional
Jueves 29 de noviembre de 2012, por Adolfo Aguirre *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La reunión del Grupo de Trabajo de Integración Hemisférica de la CSA (30 de noviembre y 1 de diciembre en Santiago de Chile), en la cual participaré como Secretario de Relaciones Internacionales de la CTA se da en un contexto de importantes movimientos para la integración regional.

Compartir este articulo:

* Secretario de Relaciones Internacionales de la CTA Autónoma.

Fin de noviembre e inicios de diciembre son fechas relevantes para América Latina, ya que 29 y 30 de noviembre se reúne UNASUR en Lima, y días después (5 y 6) en Brasilia, se realizará el paso de presidencia de Mercosur, en una coyuntura compleja para el cono sur y la región, pero donde también se abren puertas para diseñar estrategias de integración que busquen reducir las vulnerabilidades externas, y transitar de un regionalismo abierto a un regionalismo que busque favorecer economías complementarias, con generación de valor agregado, trabajo digno, y manejo racional de los recursos naturales.

En la cumbre de Jefes de Estado de Mercosur, Uruguay asumirá la presidencia pro-tempore, en lugar de Paraguay, que fue suspendido luego del golpe de Estado, lo que a su vez permitió la entrada de Venezuela como miembro pleno, cambiando el escenario de la integración regional.

A su vez, UNASUR retoma un nuevo impulso con el cambio de secretario general, ahora con Alí Rodriguez de Venezuela a cargo. En la reunión de Lima, UNASUR anunciará la creación del foro consultivo, similar al del Mercosur, lo que significa una mayor institucionalización y lo que nos convoca como central sindical a asumir nuevos desafíos a la hora de pensar la región, con un polo económico fuerte en el cono sur, teñido con un golpe de Estado.

Mientras tanto en Santiago se darán pasos, desde los sindicatos y la sociedad civil, en la conformación de posicionamientos y propuestas para enero de 2013, cuando la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) sea asumida por Cuba, a la vez que se realizará una Cumbre de los Pueblos para continuar construyendo confianzas y explorando alternativas para superar la frontera de lo posible instalada por el modelo de neodesarrollismo extractivista.

Es en este contexto, que es clave para la CTA, no sólo estar presente en instancias como el Grupo de Trabajo de Integración Hemisférica, Cumbre Sindical y Social UE-CELAC, foros consultivos, como lo estaremos en los próximos días, sino que es necesario que como trabajadores y trabajadoras, generemos el debate estratégico necesario para asumir los desafíos de una nueva etapa, por un lado de recomposición del capitalismo post crisis de 2008, pero por otro lado, con las posibilidades de construir un regionalismo contra-hegemónico.

sitio desarrollado en SPIP