Con ley de la dictadura y trabajo precario
Miércoles 9 de marzo de 2011, por Jorge Yabkowski *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En la provincia de Buenos Aires Salvador Mazza y Ernesto Che Guevara, dos ilustres médicos argentinos, todavía esperan que algún hospital los recuerde. El frenesí de bautizar Néstor Kirchner a calles, plazas, campeonatos de fútbol, aulas y demás dependencias y lugares públicos le llegó ahora al Hospital de El Cruce de Florencio Varela.

Compartir este articulo:

* Secretario del Interior de la CTA Autónoma. Secretario General de la Federación de Asociaciones Sindicales de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FeSProSa)

Construido y financiado por el Ministerio de Salud de la Nación, el hospital no es ni nacional, ni provincial ni municipal. Es SAMIC: La ley creando estos engendros autárquicos es de 1967. La dictadura de Onganía la implantó como primer modelo para promover la autogestión hospitalaria. Hospital empresa, sin carrera profesional y con trabajo precarizado.

Asi se armó el Hospital de El Cruce. Sin ningún profesional en blanco, con dineros provistos por la Nación y administrados por un directorio que rinde cuentas a quien sabe quien.

Ginés González García ex ministro de Salud de Duhalde y Néstor Kirchnrer propugnó la extensión de este modelo precarizador y privatizante a todo el pais. Así se concesionó a los catalanes de Santa Tecla el hospital de Niños de Salta, se abrió bajo ese modelo el nuevo Hospital General de Posadas y el Hospital Pediátrico de Santiago del Estero. Ginés, con el aval de Duhalde y de Kirchner, diseñó el plan de incorporación de trabajo precario en salud más grande la de las últimas dos décadas: 6000 profesionales del plan de médicos comunitarios que cobran 2.500 pesos de manera irregular y en negro a través de transferencias a provincias y municipios que engordan la caja de intendentes y gobernadores.

El intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, un ultra K que no le teme a las colectoras, Carlos Kunkel y su señora esposa, la senadora Fioramonti, el ministro de Salud provincial Alejandro Collia y un miembro del clan Yedlin, funcionario de Manzur y hermano del ministro de Salud tucumano participaron de la ceremonia. Como frutilla del postre al aula del hospital se le puso el nombre de Ramón Carrillo, que no sólo construyó cien veces más hospitales en siete años que Duhalde y los Kirchner en una década, sino que incorporó profesionales en blanco, con buenos sueldos y beneficios sociales para hacerlos funcionar .

CICOP y FESPROSA van a seguir peleando para el pase planta de los trabajadores de El Cruce, de los 6000 comunitarios y de los casi 100.000 trabajadores en negro o en situación irregular que tiene hoy, todavía, el Sistema Público de Salud.

sitio desarrollado en SPIP