Cómo seguir
Lunes 30 de mayo de 2011, por Julio Macera *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El fallo judicial de primera instancia, confirmando el resultado de las elecciones de CTA, vino a ratificar lo que todos sabíamos. Sin embargo, quienes somos parte de la Lista 1 explotamos en una mezcla de alegría y bronca contenida.

Compartir este articulo:

* Secretario Adjunto de la CTA Capital

Las chicanas, los vamos por más CTA y aún las puteadas, se adueñaron de las charlas personales y de los mensajes en la web y es comprensible que haya ocurrido.

Quienes habíamos ganado limpiamente tuvimos que soportar, durante este tiempo, acusaciones y descalificaciones permanentes que, en realidad, tenian como objetivo conciente (en algunos) dañar a la CTA y en otros, tal vez los más, bancar a dirigentes que no estaban a la altura de las circunstancias o que buscaban terminar con la experiencia más importante de construcción popular de los últimos años al no poder conducirla.

Ahora, después de los festejos y aún sabiendo que Yasky, reafirmando el triste papel que aceptó cumplir va a apelar el fallo, es el momento de pensar cómo seguir.

Uno de los valores del fallo es darnos la oportunidad de salir de lo judicial y permitirnos discutir políticamente el cierre de las elecciones. Yasky había cuestionado el resultado, no para lograr lo que los afiliados no le habían dado, sino para obligarnos a seguir discutiendo las elecciones y frenar el desarrollo político de la Central. Por supuesto que nosotros hicimos lo que había que hacer y la impugnación judicial no nos impidió construir el primer Congreso Federal y un plan de acción política ni tampoco, continuar siendo parte de las luchas cotidianas en todo el país. Pero sería necio desconocer que todo lo hecho estuvo cruzado por la actitud de Yasky que generó efectos en la opinión pública y aún, en parte de nuestros compañeros. No menos cierto es que Yasky intentó anular la potencialidad revolucionaria de nuestra CTA, pretendiendo reducir las diferencias al debate gobierno sí o gobierno no, cuando lo que está en discusión es la autonomía de clase y cómo construir poder popular en nuestra Patria.

Todo el daño que podía producir Yasky ya lo hizo. La resolución judicial, parcial pero resolución al fin, nos abre un camino que debemos recorrer.

Lo primero es evitar caer en la tentación de "perdonar" a dirigentes y/o sectores. Todos debemos hacernos cargo de las consecuencias políticas de nuestras acciones para pretender debatir. Sin olvidar, eso sí, que quienes ganaron (ganamos) tienen (tenemos) la principal responsabilidad y el derecho a la convocatoria.

En nuestro primer Congreso Federal ya fijamos nuestros propios objetivos, desde ellos debemos convocar a la mayor construcción político social posible junto a todos los que quieran luchar para construir un tiempo nuevo, un tiempo donde nuestros viejos y nuestros pibes dejen de ser pobres, un tiempo donde la riqueza que producimos sea nuestra, el tiempo de los trabajadores.

Sabemos que por fuera de la CTA y en muchos de los que fueron parte de la Lsta 10, hay compañeras y compañeros que luchan cotidianamente por lo mismo, a ellos debemos convocarlos. Será su responsabilidad aceptar o no.

También en la CTA, ahora es cuando.

sitio desarrollado en SPIP