Rosario: justicia para Mercedes Delgado
Resiste el pueblo acribillado
Martes 15 de enero de 2013, por Corresponsalía Rosario *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Ante el asesinato de Mercedes Delgado, militante histórica del centro comunitario San Cayetano de barrio Ludueña, desde la CTA Regional Rosario acompañamos la multitudinaria movilización que recorrió el barrio, desde el centro comunitario a la comisaría 12, reclamando justicia para Mecha. La jornada finalizó en la Plaza Pocho Lepratti.

Compartir este articulo:

"Por el dolor, la voz callada que nos golpea, que nos aplasta. Resiste el hombre que está enjaulado, resiste el pueblo acribillado…"

Sonaba fuerte en las calles de Ludueña, que ya sabemos que no es sólo un barrio de Rosario, sonaba tan fuerte que no se escuchaban las palabras de los que habíamos ido una vez más a decir basta…. Hay que seguir andando, decían las palabras, que dejaban mudas a todas las otras palabras.

El viernes 11 por la tarde marchamos. Luego de haber perdido a Mecha, por esas balas que se reproducen, que crecen como maleza sobre la tierra arrasada por la miseria, regadas por los pedazos rotos del tejido social que como jardineros desquiciados destruyeron meticulosamente los responsables de décadas de neoliberalismo, procesista y "democrático", cultivando la desesperanza, sembrando promesas instantáneas de placer blanco, de blanco poder para los abandonados y los perdidos, que echan raíces en las esquinas, los baldíos, los pasillos de los barrios de Rosario; florecen con olor a podrido, esas balas que salen de los fierros que dolorosamente sostienen las manos de los mismos pibes a los que Mecha les dió la leche cuando la necesitaban, de repente esta violencia grotesca, esos mismos pibes a los que la Mecha acercó un cariño, una palabra. Este dolor.

En los barrios de Rosario las balas salen para todos lados y están encontrando a muchos, muchos como Mecha que apuestan día a día a cambiar un cachito esta realidad que toca, o no, que toca porque toca. Sabemos hoy que la bala de Mecha tiene el nombre y el apellido del que la tiró, del que gatilla más allá del que pone el dedo, del pibe víctima-victimario, el soldadito, el asesino, el boludo cabeza de turco; se llama narcotráfico y se apellida complicidad institucional, ese es el nombre de las balas que se disparan hoy en los barrios de Rosario.

Muchas veces con mucha gente, con Mecha, una de ellas, nos juntamos para hablar, pensar y buscar la forma de armar una red para poder laburar en los barrios, para caminar por Ludueña, y le buscamos la vuelta a esa red para trabajar juntos, hoy en Ludueña (que no es un barrio más) como en otros, hay muchas redes tendidas, algunas se parecen mucho a las que soñamos construir juntos; otras son las del narco, la policía, y los pibes ahí adentro atrapados, de la peor manera, con guita, terror y químicos, bien pegados, que no se suelten.

Y Mecha, como muchos, junto a muchas, laburaba en una de esas redes que soñamos, para vincular para liberar para vivir y una bala con ese nombre y apellido la alcanzó. Pero la cosa no va a quedar ahí, eso está seguro, hay algo que hemos aprendido durante todos estos años, a no olvidar, a no perdonar, a no abandonar la lucha por juicio y castigo por tantos crímenes contra el pueblo, a ver por dónde viene el día cuando la noche es más oscura.

Secretaría de Cultura de CTA Rosario

* Equipo de Comunicación de la CTA Rosario

sitio desarrollado en SPIP