Rosario
Tosco y el sindicalismo en nuestra etapa
Sábado 10 de noviembre de 2012, por Corresponsalía Rosario *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Homenaje a Agustín Tosco de la CTA Rosario con la participación de trabajadores jóvenes y militantes históricos. Ver video.

Compartir este articulo:

El objetivo fue "hacer un poco de memoria acerca de Agustín Tosco, sus ideales, sus prácticas, lo que dejó escrito, vinculándolo con las problemáticas del sindicalismo de hoy, de los trabajadores de hoy. Y lo que significa para la lucha cotidiana", según planteó Leónidas Ceruti, historiador obrero que coordinó la actividad junto a Gustavo Terés, Secretario General de la CTA Regional Rosario.

En la emotiva jornada se contó con la presencia de compañeros de espacios y luchas junto a Tosco, como Rubén "Zurdo" Suárez, preso político en el Penal de Rawson y compañero de Tosco en la cárcel; Juan Actis, militante del Villazo y ex secretario general de la UOM Villa Constitución; Eduardo Zanella, abogado de la CGT de los Argentinos; el "Petiso" Fernández, activo integrante de la militancia de la CGT de los Argentinos y ex preso Conintes, por mencionar sólo algunos de los valiosos compañeros presentes.

Estuvieron acompañados por una importante presencia de activistas sindicales de diversas edades y sectores, entre los que podemos contar a trabajadores estatales, docentes, metalúrgicos, aceiteros, de prensa, lácteos, universitarios, jubilados, entre otros.

La actividad comenzó con la proyección de un video con fragmentos de discursos de Tosco y posteriormente, la realización de una charla debate.

"Siempre vale la pena recordar a los mejores hijos del pueblo y, en este caso, de la clase obrera" aseveró Gustavo Terés, y trazó algunos elementos centrales de la figura de Tosco: "Creo que podemos decir que Tosco es la figura más significativa del clasismo de los 60 y principios de los 70. Y la virtud de Tosco es, también, que es un dirigente sindical que hace doctrina. Que tiene escritos, que trabaja sobre el modelo sindical, que construye concepciones acerca de la unidad, acerca de la independencia y la autonomía de clase".

"Un militante y un dirigente muy formado, capaz de dar respuesta en el conflicto social, capaz de trabajar sobre lo que debe ser un tribuno sindical. Pero también con una capacidad de reflexión, de praxis, poco vista en la historia del movimiento sindical argentino".

"Su vida fue tan multifacética, que hay tantas cosas por aprender" afirmó a su vez Leónidas Ceruti. "Como su obsesión por la unidad en la pluralidad. Y por otro lado, lo que fue su prédica por la democracia de base, la unidad de los que luchan. A tal punto que supo tejer alianzas con Elpidio Torres, un burócrata del SMATA para llevar adelante lo que fue después el Cordobazo. Acompañó también al Partido Comunista en algunas actividades en el Encuentro Nacional, con los compañeros del ERP-PRT asistió y fue parte del Frente Antiimperialista por el Socialismo (FAS), y también su abogado y amigo fue el dirigente radical Hipólito Solari Yrigoyen. Y apoyó a Atilio López, peronista, a la vicegobernación de Córdoba. O sea que él tejía alianzas con distintos sectores, siempre y cuando se luchara en defensa de los derechos de los trabajadores".

"No sólo pretendemos debatir lo que dijo Tosco, sino lo que nos está diciendo", señaló Terés.

"Cómo hacemos para discutir con Tosco en esta etapa. Lo que significaría poner esa vertiente del clasismo en la discusión de la construcción unitaria en esta etapa, qué significaría poner en práctica su vertiente del clasismo, su concepción de la autonomía y la independencia sindical. Todos esos tópicos que trabajó Tosco, la unidad sindical, la burocracia, el sindicalismo antiburocrático, la unidad con el sindicalismo peronista, todos esos tópicos hoy pueden ser leídos en clave de este momento histórico. Sin forzar, la historia no se repite, pero sí uno puede tomar enseñanzas que nos sirvan como referencia para pensar otras cosas".

"Nadie puede decir que es dueño de Tosco. Podemos decir que todo aquel que se apropie del pensamiento de Tosco es bienvenido, y así también todo aquel que se apropie del pensamiento del Pocho Lepratti, de Darío Santillán, de los mejores hijos de nuestro pueblo. Hay que difundirlos, su pensamiento y su práctica debe ser compartida con los jóvenes que se incorporan al mundo sindical y también con una vieja guardia que viene a rendir cuentas de una parte importante de su vida militante, y que hoy no baja las banderas".

"A Agustín lo conocí en la cárcel" comienza diciendo el Zurdo Suárez, quien fuera preso político en el Penal de Rawson. "Un lugar muy feo para presentarse", agrega, "pero muy bueno para conocer a fondo a las personas. Porque ahí estamos al desnudo".

"En la cárcel se ven todas las virtudes y las miserias de cada uno de nosotros. Obviamente, el Gringo fue en todo momento un tipo al que le brotaba el dirigente que él era. No hacía diferenciación de ninguna clase en la convivencia, pero, siempre tratando de aportar, de ayudar".

"Te voy a contar una anécdota muy chiquitita: después de la fuga, estábamos muy mal, nos torturaron... y al Gringo le avisaron que venían a visitarnos dos sindicalistas de Europa. Entonces, cuando lo buscan los guardiacárceles, Tosco levanta el brazo y pone la muñeca. Porque la única forma, después de la fuga, en que nos movilizaban dentro de la cárcel, era con una cadenita agarrada como la de lazo y con la mano atrás. De forma que no pudiéramos hacer ningún movimiento raro o nos sacábamos el omóplato. Entonces Tosco pone la muñeca, y el guardia le responde: "no, no, el oficial nos dijo que no le ponga nada". Y Tosco: "usted me pone la cadenita como se la pone a todos mis compañeros, y me lleva hasta adelante de la visita que yo tenga, como le hace a mis compañeros para que las madres y las mujeres se sientan lastimadas por esa cadena que marca la piel". Y ahí se quedó".

"Y a pesar de la insistencia del guardia y del oficial, no les quedó más remedio. Así que Tosco se hizo llevar hasta delante de los dirigentes sindicales europeos tal cual como nos trataban de humillar a nosotros dentro de la cárcel. Ése era el Gringo Tosco: no aceptaba ningún priviliegio, no aceptaba ninguna diferencia ni para más ni para menos. Y después de esa actitud, no hubo más cadenita en esa cárcel".

Fuente: www.ctarosario.org.ar

* Equipo de Comunicación de la CTA Rosario

sitio desarrollado en SPIP