Libertades democráticas
"Los presos de Corral de Bustos son presos de la política de criminalización de la protesta social"
Viernes 5 de octubre de 2012, por Corresponsalía Rosario *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El jueves 27 de septiembre a las 18,30 se proyectó el documental sobre la Pueblada de Corral de Bustos, “Se me ha perdido una niña”, con el objetivo de presentar en Rosario la campaña por la libertad de los presos políticos de la localidad cordobesa, protagonistas de la lucha popular y condenados en un juicio plagado de irregularidades.

Compartir este articulo:

El 4 de diciembre de 2006 en Corral de Bustos se torció la historia. Los habitantes de esa localidad cordobesa, cerca del límite con Santa Fe, reaccionaron, hartos de la corrupción y el maltrato del poder.

Un ejemplo del estado de situación: esa zona era denominada "el triángulo de las bermudas" por los propios lugareños, por los niveles que alcanzaban los crímenes del "pirateo del asfalto". También asolaban la zona el narcotráfico y las permanentes sospechas que cruzaban los distintos estamentos del Estado.

Pero hubo un hecho que fue la gota que colmó el vaso ya demasiado lleno. Ariana Sabache, una niñita de sólo tres años de edad, fue asesinada, brutalmente golpeada, con señales de abuso sexual.

Los vecinos reaccionaron masivamente ante la actitud de encubrimiento con que jueces, fiscales y policías locales actuaban frente al crimen.

Como señalaba en su momento la agencia APN "desde la falta de atención a las denuncias de la abuela de la chiquita anteriores al hecho, pasando por el secreto a voces de las pistas de aterrizaje clandestinas para tráfico de drogas con apoyo policial local, hasta policías y fiscales más dedicados a fraguar causas que a investigar los verdaderos delitos, muchas veces cometidos por ellos, sus patrones o sus amigos, hicieron que el pueblo, luego del entierro de Ariana, se dirigiera a la plaza, exigiendo que saliera el juez a dar explicaciones".

En el marco de la masiva movilización, de repente se desató un incendio en los tribunales. Aunque los vecinos aseguraron que el fuego empezó dentro del edificio, los mismos cuestionados, juez y policías, desataron una feroz persecución judicial de los manifestantes. Cuarenta y dos personas fueron detenidas, entre ellas dos periodistas que registraban los sucesos. Algunos de ellos estuvieron más de un año en la cárcel. Algunos de los detenidos: un hombre mayor y enfermo, comerciante de 65 años acusado de haber tirado molotovs, un camionero que estaba en Rosario durante los hechos, y un joven de 20 años, lavador de autos, que se negó al pedido de la policía de declarar en contra de sus vecinos.

La movilización popular, que comenzó pidiendo justicia por Ariana, continuó para combatir la impunidad del poder. Seis años después, la historia no se ha cerrado. Doce personas fueron condenadas en un proceso plagado de irregularidades.

"Los presos de Corral de Bustos son presos de la política de criminalización de la protesta social: participaron de la protesta de su pueblo en diciembre de 2006 en contra de la putrefacción de la justicia provincial", dicen los vecinos en Septiembre de 2012. "Fueron querellados por la misma "justicia" que los declaró culpables".

La campaña da sus primeros pasos en Rosario

El jueves 27 de septiembre a las 18,30 la Comisión por las Libertades Democráticas de Rosario presentó en ATE Rosario el documental sobre la Pueblada de Corral de Bustos, “Se me ha perdido una niña”. Norma Ríos, presidenta de APDH Rosario, realizó la introducción a la actividad junto a Oscar Mengarelli, secretario general de la CTA Provincia de Córdoba. La Central cumplió un importante rol en acompañar y apoyar el proceso de la organización popular.

Jorge Alberto Luna, ex detenido por la pueblada de Corral de Bustos planteó que "estamos repudiando ahora la condena de los seis compañeros, otros y yo. Sabemos que hay una ’mala praxis’ si así se lo puede llamar, una mala introducción del juicio y así se llevó adelante hasta llegar a la condena. El mismo secretario del juez, después que nos condenaron, nos dijo bien clarito que agradezcamos que la causa está mal redactada, porque si no ’caíamos 26’. Queda bien en claro que no debería haber empezado el juicio. Y que fue muy manoseado".

Luna consideró que hubo un intento ejemplificador contra la organización popular: "Han querido demostrarnos que con el poder corrupto no se juega, que ellos son los que mandan".

Oscar Mengarelli, secretario general de la CTA Provincia de Córdoba, contó que "Corral de Bustos era una comunidad hastiada moralmente de la ignominia de los gobernantes y las autoridades. Ariana Sabache era una niña que estaba desnutrida, golpeada, y los vecinos recorrieron todo los estamentos, hablaron con la policía, con el juez de paz, con la justicia ordinaria, y nadie tomaba ninguna decisión sobre esto. Hasta que aparece el cuerpito en un campo. Y esto produce una rebelión en el pueblo que fue al cortejo fúnebre y después, los tribunales aparecen quemados. Pero se quemó de adentro, no desde afuera. La gente vió las llamas e intentó ingresar, pero se quemó desde adentro. Y después imputan a 44 personas, y después caen detenidos al penal de Villa María. Y los compañeros de la CTA de Villa María advierten esto y me cuentan, y nos fuimos a Corral de Bustos a hablar con la gente".

"Y los vecinos hablaban de todas estas cuestiones, lavado de dinero, el casino, la ignominia de los funcionarios. Ya antes de esta causa, esta zona era conocida como ’el triángulo de las bermudas’, porque se perdían camiones enteros con la carga. Este era el mar de fondo anterior a la revuelta. Todas estas cosas se acumularon y el caso de Ariana Sabache es la gota que rebalsa el vaso".

"Fuimos a la cárcel, hicimos asamblea con la gente, hacíamos asambleas en la plaza y fuimos de menor a mayor, en un pueblo de 13 mil personas juntábamos 2500 todos los lunes durante un año hasta que se logró la excarcelación de todos. Hubo un interregno en el que estuvieron todos en libertad hasta que se sustanció el juicio. Bueno; el juez que hizo la instrucción fue destituido en un jury por la misma justicia porque estaba loco. De ese tipo dependía la comunidad de Corral de Bustos. El fiscal Villamonte, que fue un encarcelador... no hicieron peritajes, demolieron la prueba. Le pagaron el edificio del tribunal al dueño y la tiraron abajo, borraron todas las pruebas. Dicen que una molotov de plástico fue la causante del fuego, pero la botella no se quemó, se quemó todo el edificio y la botella no. Con ese plástico que no se quema, nos podemos hacer famosos".

"La policía corrupta torturaba gente para que dieran falsos testimonios. La causa fue armada, la rebelión logró la excarcelación. Cuando se sustanció el juicio, no logramos retomar el nivel de movilización. Y la causa fue armada. Cuando se incendia un edificio es delito federal, solicitamos que pasara de la justicia ordinaria a la federal pero nunca nos dieron lugar".

"Queremos poner en visibilidad pública este conflicto, hay seis presos políticos por haberse animado a protestar contra la impunidad. Estamos impulsando una campaña nacional, hay personalidades como Osvaldo Bayer y Nora Cortiñas que se han ofrecido a colaborar. Nuestro destino es sacar a los compañeros de la cárcel", concluye Oscar Mengarelli .

Fuente: www.ctarosario.org.ar

* Equipo de Comunicación de la CTA Rosario

sitio desarrollado en SPIP