Sindicalismo uruguayo
Razones de un homenaje
Martes 11 de septiembre de 2012, por Bruno Dobrusin *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En tiempos de crisis es fundamental reforzar la hermandad, fraternidad y solidaridad entre los movimientos de trabajadores, para así poder enfrentar los retos de la etapa con mayor solidez y unidad. Es por esto que desde la CTA nos hemos puesto como objetivo homenajear a uno de los movimientos sindicales que mayores avances ha producido en América Latina: el sindicalismo de los hermanos y hermanas uruguayas.

Compartir este articulo:

* Colaborador de la Secretaría de Relaciones Internacionales de la CTA

Uruguay es el país que más ha avanzado en derechos laborales en las últimas décadas. En un momento histórico en el que el mundo retrocede en derechos y los trabajadores se encuentran en plena resistencia por su dignidad, los logros del sindicalismo uruguayo son un faro de referencia sobre el cual basarse para muchas de nuestras luchas reivindicativas. Las luchas lideradas por el Plenario Intersindical de Trabajadores-Convención Nacional de Trabajadores (PIT-CNT), central sindical única del Uruguay, han llevado a ese país a aprobar algunas de las leyes más progresistas en materia laboral de nuestra región. Se destacan la formación de Consejos de Salarios en todos los sectores; la regulación del trabajo doméstico y posterior ratificación en soledad a nivel mundial de la Convención 189 sobre Trabajo Doméstico de la Organización Internacional del Trabajo (OIT); leyes contra la tercearización laboral, donde la empresa tiene que hacerce cargo por los derechos laborales de los trabajadores tercearizados; limitación de la jornada laboral rural a ocho horas; abreviación de los procesos laborales judiciales; dos leyes marco sobre negociación colectiva para todo el empleo público y también para el ámbito privado.

Cómo producto de estas luchas, Uruguay tiene hoy una de las tasas de pobreza más bajas de América Latina, así como también presenta uno de los niveles de igualdad más altos de toda la región. Estas victorias se han logrado sin dejar de lado la capacidad del movimiento sindical de actuar en base a sus principios y con total autonomía de los gobiernos. Más allá de posiciones históricas a favor de los partidos progresistas, el sindicalismo uruguayo nunca renunció a su propia autonomía, auto-regulación en sus propios términos, ni tampoco permitió la intromisión de la agenda política dentro de la vida sindical. Esto le ha permitido mantener una unidad histórica y única en la región, siendo Uruguay el único país con una central sindical unificada en toda la región.

Desde la CTA queremos reafirmar que muchas de estas victorias a ambos lados de las costas rioplantenses son producto también de años de solidaridad y fraternidad entre los movimientos de trabajadores de nuestros países. No olvidamos los acompañamientos mutuos en épocas de dictaduras, donde a un lado y otro del Río se tejían armados y conspiraciones desde el exilio para luchar contra los generales. Esas historias fueron, y son, las semillas que germinaron en esta fraternindad.

Tampoco olvidamos el compromiso de los compañeros uruguayos en los momentos fundacionales de nuestra central, cuando apostar a la creación de esta significaba una jugada por demás arriesgada. Sin embargo, allí estuvieron en nuestro congreso fundacional los compañeros Pepe Delía, Juan Castillo, Hugo de Melo y Eduardo Fernández poniéndole el cuerpo a una idea de fraternidad y de hermandad como pocos lo han hecho. Reconociendo también este liderazgo, queremos sumar el reconocimiento particularmente al compañero Juan Castillo, un latinoamericanista de pura cepa que no defraudó en ningún momento y siempre estuvo a la cabeza de las luchas sociales en la región. En momentos en los que asume cargo políticos importantes, no queremos dejar pasar la oportunidad de reconocer la trayectoria del ’Negro’ Juan Castillo en nuestro movimiento.

Los homenajes refuerzan y crean historias, juntan personas e ideas. Este es un momento histórico en el que la unidad de ideas, de estrategias y de personas es fundamental para afrontar los hechos que nos presenta la realidad mundial. Para la CTA, el sindicalismo uruguayo es un claro ejemplo a seguir en las reivindicaciones de la clase trabajadora, y por esto queremos que este homenaje sirva para conocer más su historia y presente, pero más que nada para reforzar que estamos juntos y que no dudamos a la hora de identificar y reconocer a esos grandes amigos, compañeros, que nos han acompañado y lo seguirán haciendo.

Nota de redacción: El homenaje al sindicalismo uruguayo se realizará el martes 18 de septiembre a las 18 horas en el Anfiteatro Eva Perón (ATE), avenida Belgrano 2527.C.A.B.A. De la misma participarán la conducción nacional del PIT-CNT y el vicepresidente del Frente Amplio, Juan Castillo, ex coordinador nacional de la central oriental.

sitio desarrollado en SPIP