Un país en tres historias
Lunes 23 de abril de 2012, por Hugo Godoy *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Hoy se conmemora el 35 aniversario de la desaparición de Irma Laciar de Carrica, una trabajadora de la Salud, enfermera, delegada y dirigente de la Asociación Trabajadores del Estado.

Compartir este articulo:

* Secretario General ATE Nacional y Secretario Adjunto de la CTA Autónoma.

Ejerció la condición de docente en 1947, en la Escuela de Enfermería que creó Ramón Carrillo y también ejerció posteriormente, en 1973, la Dirección de la Escuela de auxiliares de Enfermería del Ministerio de Salud Pública de la Nación. Fue docente en la Universidad de Buenos Aires de la carrera de enfermería que ella alentó a crear en ese año. Irma fue desaparecida por la dictadura luego de haber sido despedida de su trabajo, un día como hoy hace 35 años.

Fue un símbolo de la política de Salud que instauró Carrillo en los años ’40 y que la dictadura militar y el menemismo se encargaron de destruir. En ese momento, además, Irma ejercía la solidaridad enorme de atender presos políticos y familiares en los años de la dictadura militar, allá por 1977. Una historia, y un símbolo de un presente en el que está presente.

El lunes, los argentinos nos desayunamos con dos noticias muy importantes. Una muy impactante, muy fuerte: el anuncio gubernamental de un proyecto de ley para reestatizar parte de YPF, la que fuera Yacimientos Petrolíferos Fiscales, y que a partir de esta medida se da un paso trascendente en la perspectiva de que vuelva serlo.

Pensé, apenas recibí la noticia, en una persona: Carlos Guanciarossa, ex trabajador de YPF. Fue secretario general del Sindicato petroquímico de la ciudad de La Plata, era trabajador de la Petroquímica, empresa que años antes de su privatización fue unificada con YPF. Un luchador fundamental contra la entrega de YPF, y que no cejó un sólo minuto, ya desde cuando era trabajador y dirigente, y posteriormente cuando fue despedido, de pelear contra esa entrega, por la recuperación de YPF y por la recuperación de los derechos de los trabajadores que todavía está pendiente de materializarse.

Hoy Carlos Guanciarossa es uno de los principales querellantes en el juicio que le demanda a la empresa y al Estado argentino se ejerzan las mediadas necesarias para que se recupere el patrimonio y se le devuelvan a los trabajadores sus derechos indemnizatorios plenos. Desde su condición de ex ypefiano, miembro de la Agrupación que lleva el nombre del coronel Mosconi, creador de la primera empresa petrolera estatal del mundo, es dirigente de la Central de Trabajadores de la Argentina.

Y ese mismo día, lunes 16 de abril, se produjo un hecho trascendental en la vida de otra persona, un trabajador del correo argentino, despedido hace tres años de la empresa reestatizada por el gobierno nacional, a partir de lo cual los trabajadores empezaron a organizarse en su viejo sindicato, ATE. Razón por la que fueron despedidos, y recién luego de tres años se ha alcanzado la posibilidad de que se les restituya el derecho al trabajo.

Ricardo Brindisi tiene 53 años, o sea que no solamente se le restituye un derecho sino que ese derecho conlleva la posibilidad de vivir dignamente. Porque un trabajador despedido a los 53 años significa condenar a una persona a la desaparición social, a enajenar cualquier posibilidad de futuro digno. La decisión del juzgado laboral nº4 no solamente obliga a la empresa reestatizada, pero todavía no puesta al servicio de todos los argentinos, a reincorporar a un trabajador con 30 años de antigüedad; sino que también significa devolverle la perspectiva de vida digna a Ricardo Brindisi. Todavía están pendientes los 60 trabajadores que fueron junto con Ricardo, despedidos tres años atrás.

Una semana con tres historias de vida que de alguna manera se tocan. Porque Irma fue parte de una lucha para construir un modelo de país del cual, sin ninguna duda, YPF fue parte fundamental. YPF creó pueblos, educó y promovió la ciencia, el desarrollo científico, el desarrollo humano, el conocimiento de los trabajadores. Un tiempo de Carrillo como símbolo de una política de Salud, de Yacimientos Petrolíferos Fiscales como símbolo de soberanía y desarrollo de los pueblos en todo el territorio nacional. Son parte de una historia donde todo un pueblo fue protagonista de una perspectiva de sociedad diferente.

Reconstituir un estado soberano es un tema pendiente en nuestra Argentina hoy. Como está pendiente volver a Carrillo en la integración del sistema de salud nacional. Como está pendiente que en el Correo argentino, reestatizado, se respeten plenamente los derechos de los trabajadores y sea puesto al servicio de un proyecto de Nación. Como está pendiente la recuperación plena de los derechos de los trabajadores despedidos de YPF, que son querellantes en la causa por la cual se demuestra que puede ser reestatizada sin reintegro alguno, pues su privatización fue una estafa a la Nación.

Como así también la reestatización parcial de YPF significa un paso adelante en la pendiente y plena recuperación de la soberanía energética. Para lo cual la derogación de los decretos que instauró el menemismo, que posibilitan la desregulación del mercado petrolero, y la modificación de la Ley de Hidrocarburos, serían fundamentales.

Pero es muy importante tener en cuenta que toda acción de gobierno conlleva historias de vida. Conlleva la perspectiva de un futuro más pleno, más digno, para decenas, miles, millones de argentinos. En estas historias de vida que de alguna manera recuperamos hoy, en esta semana tan intensa, está también inserta en cada uno de nosotros la confianza que tenía Irma cuando en la última carta que escribe, dirigida a su hijo, le dice: “Sé que al tiempo hay que darle tiempo para tomar impulso. Y hay un tiempo que será el tiempo de nuestra gente, de nuestro pueblo. Nosotros seguiremos adelante si respetamos el tiempo colectivo, todos tendremos un lugar”.

sitio desarrollado en SPIP