Díaz Bessone es la marca de 1975
La invención del huevo de la serpiente argentina
Viernes 30 de marzo de 2012, por Carlos del Frade *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Febrero, de aquel año, la escuelita Diego de Rojas, la de Famaillá, financiada por los grandes empresarios del azúcar, se convirtió en lugar de tormentos para los obreros de la zona que buscaban hacer de la felicidad un derecho de todos y no la propiedad privada de unos pocos.

Compartir este articulo:

El 20 de marzo, José Alfredo Martínez de Hoz, gerente de Acindar, convierte el albergue de solteros de la empresa en Villa Constitución, en el centro clandestino que se traga la vida de más de sesenta obreros de la zona y donde son torturados alrededor de 200.

El 8 de setiembre de ese año, Ramón Genaro Díaz Bessone, asumió como comandante del II Cuerpo de Ejército, con asiento en Rosario y jurisdicción sobre las provincias de Santa Fe, Chaco, Formosa, Misiones, Corrientes y Entre Ríos.

A fines de ese mes, el cadáver del entonces mayor Arturo Larrabure, secuestrado un año antes por una célula del ERP, es transformado en el símbolo de la propaganda de los grupos económicos concentrados junto a la iglesia cupular y las fuerzas armadas para construir el consenso necesario para el golpe de Estado y la represión ilegal. El inventor del asesinato que no fue es Díaz Bessone. La mayor mentira de la historia política argentina por sus tremendas consecuencias a partir del 24 de marzo de 1976.

La condena a prisión perpetua del general que luego fue el ministro de Planeamiento de Videla y que supo decir en la Bolsa de Comercio de Rosario ante un coro de enfervorizados empresarios de entonces y que son los mismos que ahora, que el objetivo del golpe fue defender el capital y la empresa privada, apunta la mirada a lo que sucedió en aquel año de 1975 en cada una de las regiones del país.

El 12 de octubre de 1976, Leopoldo Galtieri tomaba el lugar de Díaz Bessone en Rosario y empezaba a construir su propia carrera en el Partido Militar siempre apoyado por Acindar, Celulosa, Pasa, Paladini, Swift, los grandes medios de comunicación y los poderosos hacendados de las sociedades rurales de las provincias del litoral y la mesopotamia. Díaz Bessone, Martínez de Hoz y Galtieri son las expresiones individuales de un poder económico regional que en aquellos momentos consolidó su visión política desde el todavía existente cordón industrial del Gran Rosario.

Esta necesaria conciencia es también un triunfo que debe celebrarse de cada una y cada uno de los sobrevivientes, de los organismos de derechos humanos, de los familiares, de los abogados de entonces y los que hoy continúan con la posta de construir justicia desde la memoria y la verdad.

Hay que seguir.

Porque los verdaderos titiriteros de estos macabros títeres siguen pisando la alfombra roja de las bolsas de comercio y mirando desde las torres inteligentes la evolución de los negocios que empezaron a consolidar con aquellas acciones conjuntas comandadas por Díaz Bessone y Galtieri.

* Periodista y escritor rosarino

sitio desarrollado en SPIP