Chiquita entrerriana, riquezas y los pibes ingleses
Domingo 22 de enero de 2012, por Carlos del Frade *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

11 años en Concordia. El ministro de Salud de Entre Ríos, Hugo Cettour, afirmó que la salud de la niña de 11 años que quedó embarazada como consecuencia de un abuso sexual y reclama un aborto no punible no correría riesgo si continúa adelante con la gestación.

Compartir este articulo:

* Periodista. Agencia de Noticias Pelota de Trapo (APE)

Por su parte, la familia de la niña pide que se interrumpa la gestación, pero en el hospital donde la atendieron, no aplicaron el protocolo para casos de aborto no punible. Expertos advierten que corre riesgo su salud física y psíquica. Una feroz postal del desprecio institucionalizado contra las chicas y los chicos argentinos.

Pero los once años de la chiquita entrerriana, también pueden servir para analizar la situación de los pibes de Concordia en la última década.

Por ejemplo, en junio de 2004 la ciudad fue noticia en los diarios nacionales.

Se anunciaba que el gobierno nacional enviaría dinero porque el riesgo nutricional había crecido un 54 por ciento en solamente seis meses en la provincia de Entre Ríos, en especial en aquella ciudad caracterizada por sus cítricos.

Por aquellos días, la pobreza afectaba al 61,9 por ciento de su población, alrededor de 90.392 personas.

El entonces gobernador Jorge Busti señaló que había cinco mil personas con problemas de desnutrición en Concordia.

El mayor número de chicas y chicos pobres estaba en esa ciudad entrerriana desde los años noventa.

Cuatro años después, en julio de 2008, la doctora Susana Beatriz Calvo, responsable del área de atención primaria de salud del municipio, sostuvo que “en el último año se detectaron 850 casos de desnutrición. El municipio asiste diariamente a 1.400 niños entre 2 y 5 años con dificultades nutricionales con 2 pesos por chico y por día”.

El municipio reforzaba la alimentación de 40 mil personas y también se consignaba que en 2007 se habían detectado 850 casos de desnutrición, la mayoría de grado uno.

Por su parte, el entonces director de Minoridad y Familia, Miguel Gallo y Patricia Ledo, jefa servicio de Obstetricia del hospital Masvernat, denunciaron que “unas mil madres llegaban al parto anémicas y que del 22 por ciento de ellas, nace un niño con bajo peso”.

El actual desprecio del ministro de Salud con la chiquita de once años embarazada como consecuencia de un abuso en la ciudad de Concordia, entonces, es directa consecuencia de la política de las últimas décadas para con la pibada de aquella bella comarca entrerriana.

20 es igual a 48

El 27 de febrero se cumplirán doscientos años de la creación de la Bandera Argentina.

Una buena ocasión para discutir sobre las otras banderas por las cuales Manuel Belgrano dio su vida revolucionaria.

Cinco de aquellas causas fueron la igualdad, la democratización de la tierra, el respeto por los pueblos originarios, la necesidad de educar a los pibes hasta cuando lo necesiten y la protección de la naturaleza, como queda establecido en ese documento brillante y casi desconocido por las mayorías argentinas que es el reglamento de los 30 pueblos de “las Misiones”, en diciembre de 1810.

Cuando se cumpla el bicentenario de la enseña celeste y blanca, habrá que ver –entonces- si la igualdad, por ejemplo, es una realidad “efectiva” (como dice la Marcha de los Muchachos Peronistas) o si se trata de una ausencia significativa en la vida de los que son más en estos arrabales del mundo.

De acuerdo a los últimos datos de la Encuesta Permanente de Hogares, el 20 por ciento de la población con ingresos más bajos recibe el 4,2 por ciento de la torta.

Pero el 20 por ciento más rico se queda con el 48,2 por ciento, según las cifras de la EPH.

Es decir que, más allá de las medidas oficiales y los discursos de ocasión, la concentración de riquezas sigue gozando de buena salud en la Argentina del tercer milenio.

Por eso, la mitad de los que tienen un ingreso gana o cobra menos de $ 2.300 por mes. Un total de 11,8 millones de personas.

Y siguen diciendo esos mismos números oficiales que del total de ocupados (que suman 17 millones), sean asalariados o profesionales, se desempeñen en blanco o en negro, la mitad gana menos de $ 2.500.

Hay que celebrar los doscientos años de la bandera, sin dudas. Pero lo mejor sería pelear para que se hagan concretas y cotidianas las otras banderas por las cuales vivió y murió Manuel Belgrano, ese gran y popular desconocido para los argentinos.

500 mil pibes ingleses

La reina de los mares, la rubia Albión y la mentada de diferentes formas, Gran Bretaña, está sufriendo las consecuencias de su propia creación.

Fue en Inglaterra donde nació el primer banco del mundo. Su desarrollo imperial estuvo vinculado con aquella originalidad. El saqueo ha caracterizado esa etapa superior del sistema, como dijera Lenin.

Lo cierto que en este año 2012, los ingleses empiezan a padecer en lo más frágil que tienen, en el presente de sus propios niños, la ferocidad de aquella construcción histórica.

Allí, en la cuna del capitalismo, los primeros sepultados son los pibes. Un estudio señala que el ingreso promedio de las familias británicas con niños, que disminuyó en un 4,2 por ciento en 2010/2011, seguirá cayendo en picada.

Sobre todo para familias con tres o más niños, menores de cinco años. De tal forma, la reducción de beneficios sociales y el aumento del IVA, entre otras medidas, arrojará a medio millón de menores a la pobreza absoluta.

Para la OCDE (Organización de la Cooperación y el Desarrollo) el Reino Unido es la sociedad más desigual de las naciones ricas.

sitio desarrollado en SPIP