Eramos pocos y parió la abuela
Miércoles 4 de enero de 2012, por Ricardo Peidro *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La CTA trazó hace tiempo sus líneas de acción frente a una política que precariza a los trabajadores e ilegaliza sus organizaciones, criminaliza la protesta, saquea los recursos naturales y perpetúa la desigualdad.

Compartir este articulo:

* Secretario General de la CTA Autónoma

Los ajustes que se vislumbran no harán más que agravar la situación porque impactan sobre los trabajadores dejando a salvo la rentabilidad extraordinaria de los grupos económicos.

Como ocurrió a lo largo de la historia, desde el poder se cuestionan las herramientas de lucha de la clase trabajadora para ilegalizar, desde el discurso oficial, y allanar el camino a la acción represiva.

La ampliación de la Ley Antiterrorista es un ejemplo más de lo que estamos sosteniendo.

Por eso ratificamos el rumbo que nos trazamos cuando decidimos organizar a los trabajadores construyendo una Central de millones.

Cuestionar el derecho de huelga, pretender poner techo a las paritarias o atarlas a claúsulas de productividad no son más que preanuncios del ajuste.

Hoy, a 10 años del FRENAPO y a 20 del “Grito de Burzaco” tenemos la suficiente organización y crecimiento como para ir por más, para resistir la pretensión que los trabajadores sean los que carguen con el costo de la crisis que provocaron los poderosos de la tierra.

Pero fundamentalmente para construir y consolidar poder popular a través de la Constituyente Social que debemos impulsar con fuerza durante el 2012.

Como siempre que recordamos a los compañeros caídos en la lucha por una Patria para todos, lo hacemos desde el compromiso de construir la sociedad que ellos soñaron.

sitio desarrollado en SPIP