El salario no es ganancia
Martes 2 de marzo de 2021, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Ante la inminencia del tratamiento en la Cámara de Diputados de un proyecto de Ley que intenta modificar el Impuesto a las Ganancias, la Intersindical de las Telecomunicaciones ratifica la postura histórica de la CTA Autónoma en cuanto a que cualquier reforma impositiva debe tener carácter progresivo y vigencia en el tiempo.

Compartir este articulo:

Como trabajadores que conformamos la Intersindical de las Telecomunicaciones acompañamos la iniciativa que se debatirá en el Congreso de la Nación que eleva el mínimo no imponible a la cuarta categoría. Entendemos que la misma, sin ser una solución de fondo, va a aliviar transitoriamente los bolsillos de más de un millón de trabajadores y trabajadoras. La mejora en los ingresos que tendremos lxs trabajadorxs se trasladará automáticamente al consumo interno, factor fundamental para reactivar nuestra economía.

Un impuesto que año tras año ha perdido su esencia, ya que originalmente solo afectaba a empresas y grandes inversiones de manera progresiva (el que más gana más paga), actualmente se trata de un impuesto al salario, que castiga a un gran universo de trabajadores registrados.

El Impuesto a las Ganancias nació como “impuesto a los réditos” en 1932 y durante décadas, solo afectó a ciertos bienes, empresas y a ciertas inversiones. Sin embrago, el Impuesto a las Ganancias aplicado a lxs trabajadores en relación de dependencia, llamado de la cuarta categoría, se creó durante la última presidencia de Juan Domingo Perón, en 1974, para evitar maniobras empresarias que escondían sus ganancias a través de asignarse altísimos salarios entre los propios dueños.

Entendemos que se debe legislar con propuestas de largo plazo revisionando lo actuado, para evitar parches transitorios o que deriven de las necesidades políticas. Este impuesto debe mantener su carácter progresivo, debe ser justo y que lo paguen los que realmente obtienen importantes ganancias o réditos por diversas vías, e inclusive si así se deciden TODOS los de cuarta categoría (poder judicial incluido). Debe entender también que infinidad de trabajadores, producto de la crisis, actúan como monotributistas, donde en realidad se esconde una relación de dependencia, y deben ser considerados con idénticos criterios.

Como trabajadorxs de las telecomunicaciones proponemos: Que, para determinar la actualización de los pisos mínimos deducibles, se utilice la canasta básica total del IPC-GBA x 10 veces en lugar de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (R.I.P.T.E.) puesto que si la actualización es menor que la inflación volveremos a caer en situaciones similares a las vividas hasta el presente. Otro, es que la actualización se realice semestralmente y no, en forma anual como lo indica el proyecto.

De esta manera, dejaremos de lado la arbitrariedad de establecer pisos que solo se mueven en años electorales, promesas de eliminación nunca cumplidas y variaciones salariales nominales (actualización por inflación) que deban ocultarse en las negociaciones paritarias, para que la recuperación no se la lleve el impuesto.

Redactores: Ricardo Puertas – Carlos Peliza (CePETel)

Fuente: INTERSINDICAL DE LAS TELECOMUNICACIONES

sitio desarrollado en SPIP