Por Úrsula y por todes
La CTA Autónoma volvió a gritar “Ni una menos, vivas nos queremos”
Jueves 18 de febrero de 2021, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

De Ushuaia a La Quiaca, hoy la CTA Autónoma, junto a otras organizaciones y colectivos de mujeres y disidencias movilizaron a los tribunales de todo el país para exigir justicia por las víctimas de femicidios y para exigir políticas públicas que atiendan la violencia de género en Argentina. Durante todas las movilizaciones se hizo hincapié en que el Estado y la policía son responsables y que es urgente una reforma judicial feminista y con las trabajadoras.

Compartir este articulo:

La violencia machista está lejos de estar resuelta. El Observatorio Nacional MuMaLa “Mujeres, Disidencias, Derechos” cuenta un total de 51 muertes violentas de mujeres, travestis y trans y lesbianas desde el 1 de enero de 2021 hasta ayer. 36 de ellos son Femicidios, femicidios vinculados y trans-travesticidios. Esto implica que hay 1 femicidio cada 29 horas.

9 de esas muertes violentas son asociadas al género, vinculadas a economías delictivas o colaterales (narcotráfico, venganzas, deudas, etc.) y 6 de ellas están en proceso de investigación (esperando autopsia y peritajes). Hubo además 48 intentos de femicidios y 2 suicidios de femicidas.

Silvia León, Secretaria de Igualdad de Oportunidades y Géneros de la Central, afirmó: “Las cifras ponen al desnudo toda la situación que venimos transitando y denunciando, que el año pasado se agravó con la pandemia, y que nos tuvo en lucha, particularmente en provincias como Jujuy y Tucumán, pero con mujeres asesinadas en todos los territorios”, explicó León a la vez que recordó que la CTAA viene exigiendo una reforma judicial. No obstante, aclara, “hoy existen mecanismos y leyes que deberían aplicarse, porque la Justicia tiene hoy dos fallas grandes, que tienen que ver con la demora y con la falta de perspectiva de género de sus funcionarios y funcionarias, aun existiendo ya la Ley Micaela”.

El portal Perycia informó que La Bonaerense tiene 6 mil policías denunciados por violencia machista. Esta cifra es oficial y ese medio accedió a través de un pedido de acceso a la información pública. Significa que en los últimos siete años, uno de cada nueve policías hombres ha sido denunciado en la Auditoría General de Asuntos Internos (AGAI) por ejercer violencia de género. Sin embargo más del 80% de los investigados por Asuntos Internos siguen en funciones actualmente.

“Este es un dato que se repite en todo el país y muestra la complicidad y responsabilidad de las fuerzas de seguridad en las situaciones de violencia y en los femicidios. Como pasó con Úrsula, sumado a la represión a las amigas de Úrsula por parte de la misma policía responsable de encubrir y no tomar medidas frente a sus denuncias, habla de la responsabilidad del Estado de no tomar medidas concretas frente a las fuerzas de seguridad que son las principales responsables. El Estado debe dar respuestas inmediatas y concretas para frenar los crímenes hacia las mujeres y diversidades sexuales”.

Movilización federal

Desde Chubut, Nelly Rovera, Secretaria de Igualdad de Oportunidades y Géneros de la CTA Autónoma en esa provincia, dijo a ACTA: “Nos movilizamos porque la justicia no llegó, porque a pesar de las denuncias que hagamos la justicia no llega. Y nos movilizamos a Tribunales para interpelar esa acción. Porque ante la justicia patriarcal, hacemos alianza feminista, esperando que las trabajadoras del Poder Judicial, desde las operativas hasta las juezas se unan a nuestra voz y frenemos, juntas, a esta justicia machista cómplice de los femicidios”.

Por su parte, Leonor Cruz, Secretaria de Géneros de la CTA Autónoma en Tucumán agregó: “Hoy volvemos a gritar con toda nuestras fuerzas que estamos harta de que nos violen, nos peguen, nos torturen, nos maten. Hoy las mujeres organizadas volvemos a salir a la calle por todas las Úrsula que día a día mata este sistema”, dijo e informó que Tucumán es la primera provincia en feminicidios del Noroeste argentino donde “reina la impunidad, los pactos políticos y el silencio cómplice”.

“Estamos para seguir diciendo que el Estado es responsable. Queremos una justicia que nos proteja, una justicia que nos escuche, una justicia con mirada feminista. No somos cifras ni estadísticas. No somos el editorial de algún noticiero morboso que con lujo de detalle nos vuelve a violar. Cada mujer niña, adolescente asesinada es una vida que este sistema nos arrebata. Gritamos indignadas, llorando con bronca, pero convencidas que al patriarcado lo vamos a tirar.”, dijo Cruz.

"Hoy en Santa Rosa, La Pampa marchamos por Úrsula, pero también por todas nuestras víctimas, por las que ya no están y por las que quedaron, heridas, lastimadas, rotas" expresó María Vanesa Borgstrand, Secretaria de Igualdad de Oportunidades y Géneros de CTAA La Pampa, y afirmó: "Porque desde el Estado no tenemos las respuestas que necesitamos para seguir vivas, porque el Poder Judicial termina siendo cómplice con penas absurdas o dejando libre a abusadores y femicidas".

"Porque necesitamos que la ley 27.210 que prevé la confirmación de un cuerpo de abogados específico para casos de violencia de género, que se conforme en cada lugar que cuente con juzgados, que el presupuesto que se destina a los organismos que atienden casos de violencia sea acorde a las necesidades que se enfrentan en esta lucha por empoderar y acompañar a las victimas y familias. Porque el Poder Judicial necesita una verdadera y profunda reforma con perspectiva de Género. Por eso desde la Secretaría de Género de la CTAA la Pampa exigimos Emergencia Nacional en Violencia contra las Mujeres ya !!!!".

Desde el centro de la Ciudad de Buenos Aires, en los Tribunales porteños, Clarisa Gambera, Secretaria de Géneros de la CTAA Capital, dijo: “Se abre la agenda de este año antes del 8 de marzo y se abre otra vez con un femicidio que nos convoca en principio frente a Tribunales acá en la Ciudad de Buenos Aires porque el femicidio de Úrsula muestra los laberintos de la injusticia patriarcal que hace que una mujer cuando hace la denuncia, que no siempre sucede, se encuentra no sólo con la complicidad de las Fuerzas de Seguridad y sino también con jueces que desestiman las denuncias, eso es abandono del Estado”.

La Dirigenta, también Directora de Géneros de ATE Nacional concluyó: “Necesitamos una reforma judicial feminista y con las trabajadoras, políticas públicas que nos protejan y abrir la caja de pandora que son las fuerzas de seguridad porque los violentos están adentro. No puede ser ése el que una mujer reciba y el resto está desfinanciado. Hoy esto es mucho más masivo que lo que suponíamos porque la bronca es enorme, pero estamos organizadas, el feminismo es más potente para poder frenar la violencia”.

sitio desarrollado en SPIP