Salud
En 2021 hay que reparar la deuda con la salud pública invirtiendo en sus trabajadores
Martes 12 de enero de 2021, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El Estado argentino, en sus tres niveles, contrajo una enorme deuda con los trabajadores de la salud en 2020. Tuvimos 72.000 infectados y 500 muertos. Los salarios del sector público perdieron un 7% en términos reales, a pesar del paliativo insuficiente del bono estímulo y la irrelevante exención de ganancias para las guardias COVID.

Compartir este articulo:

En el comienzo de la pandemia los temas centrales en el Consejo Federal de Salud (COFESA) fueron las camas y los respiradores. Hoy son las vacunas. A pesar de las promesas, los aplausos y los agradecimientos, en el máximo órgano rector de las políticas de salud no se habla del recurso humano, de las y los trabajadores. Los sindicatos del sector hace años que esperamos nos convoquen a una reunión del COFESA para dar nuestra opinión y hacer sentir nuestros reclamos.

Saludamos la intención de algunos sectores del gobierno de lanzar un debate sobre la reforma de nuestro sistema de salud. Y decimos que no habrá reforma sin poner en el centro el sistema público y dentro de él a los trabajadores.

Hace años venimos reclamando una paritaria nacional de salud que fije un piso de derechos en un sistema desigual y fragmentado.

No podemos seguir esperando. La segunda ola de la pandemia ya está entre nosotros. El equipo de salud está golpeado por las secuelas psicológicas y físicas del COVID, agotado por la falta y/o postergación de las licencias y profundamente decepcionado por la rebaja de sus salarios.

ES INDISPENSABLE UN SIGNO CLARO Y CONTUNDENTE DEL GOBIERNO NACIONAL QUE FIJE UN RUMBO DISTINTO EN LA POLITICA DE RECURSOS HUMANOS. ES POR ELLO QUE, EN EL CAMINO DE LOGRAR PARITARIAS QUE AUMENTEN EL SALARIO Y AVANCEN EN LA DESPRECARIZACION LABORAL, EXIGIMOS LA CONTINUIDAD DEL BONO ESTIMULO PARA TODO EL 2021, LLEVANDOLO A 20.000 PESOS MENSUALES PARA EL TOTAL DE LOS 450.000 TRABAJDORES DE LA SALUD PÚBLICA, OCUPEN EL LUGAR QUE OCUPEN DENTRO DEL EQUIPO DE SALUD.

Decimos con toda claridad que el estímulo debe ser para el sector público. El sector privado ha recibido en la pandemia todo tipo de subsidios. Se pagó con fondos públicos el bono a sus trabajadores, se eliminaron los aportes patronales, las clínicas fueron favorecidas con los ATP y las obras sociales recibieron compensaciones de 1000 a 2000 millones de pesos mensuales. No creemos en los lamentos de las patronales sanitarias.

Sabemos que las paritarias, con aumentos en blanco y políticas de desprecarización son el verdadero camino para defender los ingresos de los trabajadores. Pero seguimos en emergencia y el Estado nacional debe ponerse al frente con una inversión que si bien es importante, está por debajo de cualquier vencimiento de nuestra deuda externa. Se trata, en definitiva, de una opción política.

BONO ESTÍMULO DE 20.000 PESOS PARA LOS 450.000 TRABAJADORES DEL SISTEMA PUBLICO DE SALUD.

PARITARIA NACIONAL PARA LOGRAR UN INGRESO BASE DE 79.000 PESOS, SIMILAR A LA CANASTA FAMILIAR DE COSUMOS MÍNIMOS.

PASE A PLANTA Y EXENCION DEL IMPUESTOA LAS GANANCIAS PARA TODOS LOS TRABAJADORES DE SALUD.

Fuente: Prensa FESPROSA

sitio desarrollado en SPIP