CABA
Spataro: “Las tareas comunitarias son esenciales y como tal deben ser reconocidas salarialmente”
Jueves 16 de julio de 2020, por Corresponsalía Capital Federal *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Con el apoyo de periodistas, figuras de la Cultura y de la militancia, la FeNAT-CTAA Capital -junto a Somos Barrios de Pie, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) y la Federación de Organizaciones de Base (FOB)-, participó por quinto jueves consecutivo de la Jornada de Ollas en Villas y Barrios Populares de la Ciudad bajo los lemas “Somos esenciales. Por el reconocimiento de nuestras tareas. Larreta hacete cargo”.

Compartir este articulo:

A pesar de la lluvia, el frío invernal y las problemáticas que se van sumando, las compañeras y compañeros de las organizaciones territoriales llevaron adelante este jueves la quinta Jornada de Ollas en los Barrios Populares y las Villas de la Ciudad de Buenos Aires, para poder darle visibilidad a las tareas que realizan cotidianamente.

"Hay una voz que el poder pretende callar e invisibilizar, es la voz de las y los trabajadores más golpeados en esta pandemia y más olvidados y olvidadas por los malos gobiernos. Seguimos de pie, junto a organizaciones hermanas, para que esa voz se escuche fuerte y tenga eco en el conjunto de la sociedad. Las tareas comunitarias que realizan nuestros compañeros y compañeras son esenciales y como tal, deben ser reconocidas salarialmente. Con la fuerza de la justicia de nuestro reclamo, con la potencia de la legitimidad de nuestro planteo y con la fuerza organizada que crece y abraza esta causa, vamos a vencer.", expresó Pablo Spataro, Secretario General de la CTAA Capital, desde la Villa 21-24 de Barracas, donde las y los compañeros de la FeNaT-CTAA Capital sostienen su olla popular a pesar de la falta de energía eléctrica.

En la Ciudad de Buenos Aires, la ciudad más rica del país, durante los años de gestión macrista las desigualdades sociales se profundizaron y presupuestos millonarios que debían destinarse a la urbanización de los barrios populares se despilfarraron en negociados como en el caso de la Villa 31-31 bis de Retiro. Para colmo, se debe enfrentar esta pandemia con una reducción del presupuesto para los barrios populares por parte del Gobierno del PRO: de $5700 millones en 2019, se redujo a un presupuesto de $3280 millones en 2020.

Desde el Barrio Carrillo, de la Villa 31 de Retiro, Julio Domínguez, de la organización Primero de Mayo, explicó: “Los compañeros están desempleados y necesitan un plato de comida, por eso nosotros damos comida al mediodía y a la noche. Este es un trabajo que debería hacer el Estado y lo estamos haciendo nosotros, por eso somos esenciales. Por eso pusimos la posta y estamos fumigando en el barrio, para tratar de cuidarnos. Nuestras compañeras están trabajando todos los días 8 horas en cada comedor del barrio”.

Hoy, por quinto jueves consecutivo, las organizaciones sociales llevaron adelante su Jornada de Lucha y Ollas en más de 20 villas y barrios populares para visibilizar todas las tareas que garantizan y exigir el reconocimiento de las mismas, porque allí donde la emergencia sanitaria y la circulación del virus crece, están las Promotoras de Salud; están los comedores y merenderos sostenidos principalmente por las compañeras mujeres; están las Promotoras de Género; están los espacios de niñes, jardines y bachilleratos populares y están las cuadrillas de recolección de residuos de las cooperativas.

Franco Armando, Secretario de Organización de la CTAA Capital, por su parte afirmó: “El trabajo que se lleva adelante en los espacios comunitarios, ese compromiso de nuestras compañeras y compañeros con sus vecinos, con sus pares, con su pueblo, no está reconocido por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y ese reconocimiento debe ser un salario. Por quinto jueves consecutivo las ollas populares vienen a visibilizar eso que se quiere ignorar, vienen a reconocer ese compromiso por los otros y a exigir que Larreta se haga cargo y otorgue ese derecho sobradamente ganado que es tener un sueldo digno por un trabajo más que esencial”.

En esta quinta Jornada de Ollas Populares se volvió a exigir un Fondo de Emergencia urgente, con fondos públicos aportados por los sectores más ricos de la Ciudad, para reconocer el trabajo no pago de miles de compañeras y compañeros, para realizar las obras que les permitan acceder al agua potable y para re-urbanizar las Villas.

* Equipo de Comunicación de la CTA Capital Federal

sitio desarrollado en SPIP