Córdoba
Schiaretti: Implacable con los débiles, obediente con los poderosos
Viernes 22 de mayo de 2020
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El gobernador de Córdoba aprovechó la cuarentena para meter un tijeretazo a jubilaciones y pensiones. “Es ahora o nunca”, dicen que les dijo a sus legisladores en la Unicameral que votó la Reforma Previsional. La pandemia no durará por siempre, y los gremios ya se pintaron la cara para resistir el ajuste.

Compartir este articulo:

Por Julia Giuliani*

La provincia de Córdoba siempre ha sido reconocida por algunos hitos históricos que han sido revolucionarios para las clases populares. La Reforma Universitaria en 1918, el Cordobazo en 1969, cuadros dirigentes de la estatura de Agustín Tosco, Atilio López, René Salamanca, entre otros. Pero la contra cara de esa moneda en esta Córdoba paradojal fueron los fogoneros de la “Revolución Fusiladora” en 1955, Luciano Benjamín Menéndez, amo y señor de la vida y los bienes de los cordobeses durante la última dictadura cívico-militar o Domingo Felipe Cavallo, factótum de la demolición del Estado de Bienestar con Menem primero y con De la Rúa después hasta que la pueblada de diciembre de 2001 lo eyectó del poder.

El Sistema Previsional cordobés, al que los trabajadores del Estado aportan un 18% mensual en lugar del 11% que rige en el resto del país, ya ha sufrido modificaciones peyorativas para los intereses de sus beneficiarios en los años 2008, 2012, 2015 –De la Sota lo hizo un 23 de diciembre, como si fuera un regalo de Navidad- y este miércoles 20 de mayo, cuando entre gallos y medianoche se aprobó una ley que le quita derechos a los trabajadores activos y jubilados.

Los voceros del Gobierno provincial aducen que el sistema no es sustentable como si recién se sentaran en el sillón principal de El Panal, cuando en realidad el Partido Justicialista y sus socios variopintos gobiernan Córdoba desde el año 1999. Hace más de dos décadas que dirigen los destinos de la provincia. Después de la conmoción que provocó la burda maniobra perpetrada entre las cuatro paredes del futurista nuevo edificio de la Legislatura Unicameral, está gastando fortunas en propaganda para explicar que en realidad la nueva legislación es para el beneficio de la gente. Si así fuera, en lugar de sesionar casi a escondidas, sin consultar ni buscar consensos, hubieran esperado el final de la cuarentena para armar un gran acto público en el Estadio Mario Alberto Kempes para que el pueblo salude la iniciativa.

Nuestros viejos, la población de mayor riesgo y presa fácil del COVID-19, también son víctimas de un Gobierno que aprovecha la desmovilización de los trabajadores y sus organizaciones sindicales representativas debido a la vigencia del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio para meter la mano en el bolsillo de este sector vulnerable de la sociedad.

Sin debate alguno el Gobierno sancionó una norma que perjudica a jubilados y pensionados ya que con las modificaciones introducidas el cálculo, que pasó del 82% al 73% en gestiones anteriores, ahora pasará al 67%. Además se dispone un diferimiento: “Se dispone que los aumentos que perciben los activos se trasladen a los pasivos al mes siguiente”.

El Modelo del “Cordobesismo” hace agua por todas partes y ya no puede esconder que la provincia está fundida, se apela a “hacer caja” reduciendo los haberes jubilatorios iniciales y demorando la aplicación de las subas. Mientras tanto, se dieron de baja los planes sociales y de empleo; muestran una total inoperancia para resolver el conflicto del transporte urbano e interurbano de pasajeros que se prolonga desde hace más de un mes; y la Municipalidad de la ciudad Capital, sucursal de la Gobernación, manejó con tanta impericia la cuarentena que tuvo que volver a la Fase 3 del Protocolo por la multiplicación de contagios y el aumento de muertos por COVID-19.

Las políticas antipopulares del Gobierno de Hacemos Córdoba –tal el nombre de fantasía de la alianza que encabeza el PJ- derivan en una ecuación muy simple: Implacable con los débiles, obediente con los poderosos.

Schiaretti –el alfil predilecto de Macri durante el Gobierno anterior- y su staff terminan obrando como gerentes del Grupo de Entidades Empresarias de Córdoba (G-6), que integran la Cámara de Comercio, la Bolsa de Comercio, la Cámara de Comercio Exterior, la Cámara Argentina de la Construcción (Delegación Córdoba), la Federación Comercial y la Unión Industrial de Córdoba, entidad patronal que se encarga de marcarle la cancha para seguir con el ajuste cortando el hilo por lo más delgado.

* Desde Córdoba, para Retruco y Canal Abierto

sitio desarrollado en SPIP