Integración regional
Bolsonaro desprecia a los trabajadores
Viernes 27 de marzo de 2020, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La CTA-Autónoma advirtió que la crisis mundial del coronavirus no debe ser una excusa para quitar y cercenar derechos laborales. Para reforzar esta posición envió una carta a Sérgio França Danese, embajador de Brasil en la Argentina, para repudiar los ataques de Jair Bolsonaro a la clase trabajadora de ese país.

Compartir este articulo:

Esta semana el presidente de Brasil generó la repulsa de los ciudadanos, la clase trabajadora, personal sanitario, la oposición política, hasta el Congreso y los gobernadores por calificar a la pandemia del coronavirus como una “gripecita”, contradecir las recomendaciones de los expertos y la Organización Mundial de la Salud (OMS) y pedir que se pusiera fin a la cuarentena.

Ante estas irresponsables manifestaciones, la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTA-A) expresó su rechazo y le manifestó su preocupación “por la medida que permite que contratos de trabajo y salarios sean suspendidos por hasta cuatro meses”, al tiempo que le advirtió que “la crisis mundial del coronavirus no debe ser una excusa para quitar y cercenar derechos laborales”.

“Como trabajadores y amigos de las centrales sindicales de Brasil consideramos que estas medidas no pueden ser justificadas por el coronavirus”, subrayó la CTA-A y puso como ejemplo a países como Alemania, Irlanda, España o la Argentina, “que han decidido proteger al pueblo trabajador muestran que es posible otro modelo para afrontar una pandemia de alcance mundial”.

La central obrera argentina considera que esta medida es “antiobrera y antisindical” que es “una excusa para implementar un ajuste neoliberal que está en las raíces del proyecto del actual mandatario de Brasil”.

Y agregó: “Esta medida, supuestamente parcial, contiene una serie de reformas que dejan al trabajador a merced de la discrecionalidad de la empresa y sin la participación de los sindicatos, lo que deja en estado de orfandad al trabajador”.

En la carta enviada a la embajada de Brasil en la Argentina y firmada por los dirigentes Ricardo Peidro (secretario general) y Adolfo Aguirre (internacionales) se observa “el estado de indefensión” en el que se encuentran con estas medidas “los sectores que hoy están en la primera línea de batalla contra el coronavirus: como son salud, transporte, alimentación y servicios esenciales”.

En otro de los párrafos de la misiva calificaron esta medida como “inconstitucional” y que profundizará “aún más la crisis económica en Brasil”. “Repudiamos que el camino tomado por su gobierno sea salvar a los poderoso: a empresarios y banqueros y tirar como descartables a la clase trabajadora”, sostuvo la CTA-A.

Por último, manifestaron el apoyo a la propuesta de las centrales sindicales brasileñas de estabilidad del empleo, garantía de una renta universal para los trabajadores informales y de protección a los desempleados; que se revoque el congelamiento del gasto público, que no se siga adelante con la reforma laboral y con todos los proyectos que atacan a los servicios públicos y a la clase trabajadora.

Cada noche la ciudadanía de Brasil se expresa con cacerolazos para repudiar la gestión de Bolsonaro en esta crisis. Este país es, junto con Estados Unidos, el que presenta los peores números por el Covid, con 2.567 casos y 61 muertes.

sitio desarrollado en SPIP