Coronavirus
No puede haber dos medicinas: La de los pobres y la de los ricos
Martes 17 de marzo de 2020, por Juan Carlos Giuliani *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Cumpliendo en casa mi primer día de la cuarentena dispuesta para los “adultos mayores” por la pandemia del Coronavirus, me puse a revisar papeles viejos, recortes, fotos color sepia por el paso del tiempo, mientras disfrutaba del arte inigualable del “Polaco” Goyeneche, Serrat, Atahualpa, la “Negra” Sosa.

Compartir este articulo:

* Periodista. Vocal de la Comisión Ejecutiva Regional de la CTA Autónoma Río Cuarto. Secretario de Relaciones Institucionales de la CTA hasta septiembre del 2018.

Entre tantas otras cosas, y a propósito del fenómeno mundial que ha provocado el virus aparecido en China y esparcido por el mundo entero, me topé con una nota periodística a mi padre, Juan Carlos, con motivo de asumir como Jefe de la Zona Sanitaria Nº 7 en 1973 con el Gobierno Provincial de Ricardo Armando Obregón Cano y Atilio López.

Médico Sanitarista, peronista, admirador de Ramón Carrillo, guitarrero, cantor, gran contador de historias, solidario, mi viejo era por encima de todo buena gente. Uno de esos tipos a los que uno extraña todos los días. Nació en Río Cuarto el 28 de agosto de 1916 y murió en esta ciudad el 26 de enero de 2001. A sus hijos nos dejó como legado su honradez, su pasión, su entrega, el compromiso con el prójimo, la defensa de las convicciones, la coherencia, esa alegría de vivir la vida sin especulaciones.

Reproduzco a continuación una entrevista publicada en septiembre de 1973 por el hoy desaparecido diario La Calle de Río Cuarto, a propósito de su designación, durante el gobierno del doctor Ricardo Obregón Cano, como Jefe de la Zona Sanitaria Nª 7. Lo que allí dice tiene estricta vigencia.

“El actual sistema es caduco y no compagina con la realidad nacional”, declaró el nuevo Director de la Zona Sanitaria Nº 7, Dr Giuliani

Después de muchos días de incertidumbre, el Gobierno Provincial dispuso por fin una nueva figura al frente de la Zona Sanitaria Nª 7, de trascendente importancia en el desenvolvimiento de la salud pública para nuestra ciudad y su zona.

Quien ahora ha asumido esa responsabilidad es un conocido profesional de nuestro medio, el doctor Juan Carlos Giuliani, quien llega al cargo por designación del Ministro Lombardich y con muchos años de profesión y práctica medicinal en sus espaldas.

LA CALLE tuvo una larga conversación con este facultativo ayer por la tarde, apenas unas horas después de hacerse cargo el doctor Giuliani de su nueva tarea eminentemente comunitaria y social. Nos atendió en su austero consultorio y fue fácil el diálogo ya que el doctor Giuliani mantiene una sencilla y cordial comunicatividad con quienes se acercan a él.

La charla

“Esta mañana me hice cargo del puesto, de modo que no puedo hablar mucho sobre algunos temas específicos, dado que antes he de recorrer, como medida prioritaria, toda la zona, para conocer a fondo las necesidades y posibilidades que existen en relación a las responsabilidades de la Zona Sanitaria”, nos señala el director del organismo al iniciar nuestra indagación.

“Yo creo, agrega, que la salud del ser humano es un factor fundamental para la producción de riqueza y trabajo; cuando hay salud hay optimismo, deseos de progresar, de hacer, y por eso es fundamental para el progreso de un país. Yo estoy dentro de un partido, el Partido Justicialista, que es un movimiento revolucionario, social, popular, que tiende a la transformación de las estructuras y pienso que no puede haber dos medicinas: La de los pobres y la de los ricos, es decir, la de los hospitales y la de las clínicas. O el hospital se maneja al mismo nivel de las clínicas particulares o las clínicas entrar a servir al pueblo. Creo que no existe otra opción y supongo que ha de llegar una revisión profunda, a fondo del sistema asistencial y de la profesión médica en nuestro país”.

El doctor Giuliani nos aseguró que en realidad no tiene una idea cabal de las reales posibilidades económicas de la Zona Sanitaria por ser muy reciente su asunción en el cargo, pero, imagina que tras recorrer la zona y hacer las indagaciones pertinentes, sabrá qué tarea se podrá desarorrollar: “Hay algunas epidemias que aparecen y desaparecen periódicamente; ahora hay triquinosis, la fiebre hemorrágica que ya ha sido convenientemente denunciada, algunos casos de carbunclo”.

“La realidad hospitalaria nuestra es deplorable y usted lo debe saber muy bien como periodista –nos dice- y espero que en la provincia se arbitren medidas urgentes, a través de tantos legisladores preocupados por el tema, para asegurar de hecho la prioridad de la salud en Córdoba. Pero quiero destacar –agregó el doctor Giuliani- que solo una solución a nivel nacional puede transformar en la medida necesaria la Salud Pública. Gracias a Dios –añadió- se está estudiando eso en el Ministerio. El sistema actual es absolutamente caduco y no compagina con la realidad nacional”, finalizó.

Fuente: Diario La Calle de Río Cuarto, miércoles 19 de septiembre de 1973

sitio desarrollado en SPIP