Murió José Rigane, un Revolucionario
Sábado 29 de febrero de 2020, por Néstor Piccone *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En la batalla cultural hay muchas cuestiones pendientes, entre otras el federalismo. Si Argentina fuera un país integrado culturalmente y la información que se difunde atendiera a las realidades de cada porción del territorio, José tendría que tener una mención en la tapa de cualquier medio de comunicación de alcance nacional.

Compartir este articulo:

* Periodista, psicólogo. Primer secretario de Comunicación y Difusión de la CTA

Rigane fue, hasta su muerte, sucedida el 25 de febrero en Mar del Plata, el secretario general del Sindicato Luz y Fuerza de la ciudad. Había llegado desde Necochea como trabajador eléctrico cuando la empresa era estatal. Su seccional y la de La Pampa enfrentaron las privatizaciones de los 90, cuestión que la FATLYF no hizo. Esa posición de lucha lo llevó a ser uno de los fundadores de la Central de Trabajadores Argentinos y en ese marco creó la Federación de Trabajadores de la Energía, FeTERA.

Tuve la suerte de recorrer el país con él, haciendo talleres de formación entre los trabajadores de la mina de Río Turbio, de la electricidad de Zárate, de Bahía Blanca, de Corrientes, Salto Grande. Supo contener a los ypefeanos que se quedaron afuera de la empresa estatal, y trabajó con militantes de Tartagal, Cutral Có y del Polo Petroquímico de Bahía Blanca, entre otros.

Participó de la lucha de los trabajadores mexicanos del petróleo y la energía, cuando el neoliberalismo comenzaba a arrasar los estados nacionales haciéndose de las riquezas de los pueblos. Fue reconocido por los trabajadores cubanos y también por los franceses, esos que contraviniendo a las empresas, hoy en día, son capaces de darle luz a los ciudadanos que no pueden pagarla.

Defendía el cooperativismo eléctrico y la energía estatal. Hace pocos días escribió una nota reafirmando que la única salida de la trampa urdida por las privatizaciones de Menem y Cavallo era nacionalizar el sistema. El único camino para terminar con los tarifazos y recuperar soberanía, evitando así los enredos con el FMI.

Enfrentó las privatizaciones convocando a la participación. Promovió consultas populares en ciudades de la provincia de Buenos Aires, cuando Carlos Menem y Eduardo Duhalde promovieron la entrega del patrimonio nacional. Rigane, junto a las Cooperativas Eléctricas de la Provincia de Buenos Aires, logró realizar una experiencia exitosa en Maipú. Se ganó el respeto del gobernador Duhalde y hasta de las empresas a quienes enfrentaba con dignidad y mucha valentía.

Fue un revolucionario. Fue un sindicalista inclaudicable pero también un gran dirigente social. Cuando las empresas privadas de la electricidad arrasaron con la posibilidad de que la gente tuviera luz, su gremio, junto a las organizaciones sociales, otros sindicatos y los piqueteros marplatenses dirigió la construcción de la Tarifa Social, una herramienta nacida para contrarrestar los tarifazos de los 90.

Supe acompañarlo en esa patriada desde la FTV de Mar del Plata, sumando sociedades de fomento, con el apoyo de Víctor De Gennaro y Luis D´Elia.

Con Rigane se fue el dirigente eléctrico más lúcido de la Argentina, un hombre que no se resignó y que nunca bajó las banderas. Sin ser peronista supo reconocer los Actos Revolucionarios, así los catalogaba él, de los gobiernos nacionales y populares de la Argentina.

Con Pino Solanas y otros dirigentes políticos y economistas nacionales fundó el Movimiento para la Recuperación de la Energía Nacional Orientadora, el MORENO. Fue en los 90 cuando el neoliberalismo arreciaba.

Concibió el acceso a la energía como un derecho humano. Durante algún tiempo me dignó con la coordinación de la revista 8 de Octubre, con la que disputaba sentido entre los trabajadores del gremio. Hasta hicimos un programa de televisión para dar pelea contra el neoliberalismo de los 90. Es nuestro deber incluirlo en las nombres de las banderas que el pueblo levanta para reivindicar su historia de lucha.

Después de muchos años nos volvimos a encontrar. Fue en el SMATA en un gran encuentro organizado para analizar las perspectivas de los trabajadores ante la nueva etapa política argentina. El 21 de febrero de este año escribió que “cualquier intento de desarrollo nacional y popular sin tocar intereses privados, tiene el fracaso asegurado.”

Agustín Tosco era su modelo.

Murió Rigane, un revolucionario.

sitio desarrollado en SPIP