" />
Relaciones Internacionales
Hacia más convergencia: Derechos para los trabajadores y trabajadoras migrantes
Martes 8 de octubre de 2019, por Prensa Secretaría de Relaciones Internacionales *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Los días 3 y 4 de octubre, la CTA Autónoma participó en Bruselas del Taller interregional de cooperación sindical sobre migraciones "Hacia más convergencia", organizado por la Confederación Sindical Internacional (CSI) y apoyado por la Fundación Friedrich Ebert (FES) de Alemania.

Compartir este articulo:

Este encuentro reunió a integrantes y representaciones de diversas redes sindicales en África, Europa y América Latina orientadas al trabajo, asesoramiento e incidencia con los/as migrantes.

La CTA Autónoma sostiene una política internacional que desde largo aliento ha tenido la migración laboral y económica como uno de los ejes principales de trabajo en línea con la promoción de la integración regional para el desarrollo sostenible. Ello se ha cristalizado en la coordinación de iniciativas a nivel nacional, subregional y regional, como así también con la firma de convenios bilaterales con centrales hermanas de países limítrofes como Paraguay o Bolivia, para el intercambio y cooperación en materia de libre circulación de personas.

Bajo la convicción de que las migraciones son un fenómeno corriente, que siempre ha existido como parte de la vida humana y no una excepción, desde la Red de Migraciones de la Confederación Sindical de las Américas (CSA), la CTA Autónoma promueve un enfoque basado en derechos humanos para abordar las migraciones. Esto significa defender y promover el derecho tanto a migrar como a no hacerlo, a permanecer en el país de acogida y a retornar al país de origen. Esta cosmovisión busca combatir los discursos de odio, estigmatización y criminalización de la población migrante anclados en la xenofobia y poner de relieve la contribución económica, social y cultural de los/as migrantes en los países de acogida. Mientras la migración continúe siendo pensada como una variable funcional a un modelo económico basado en un crecimiento global desigual como es el actual, la protección de los derechos de los migrantes entra en tensión con los intereses económicos globales. Avanzar hacia sociedades más inclusivas requiere poner las políticas económicas y sociales al servicio del bienestar de todas las personas sin excepción.

En este sentido, la CTA Autónoma tiene un histórico acumulado de lucha e iniciativas para promover la integración de los colectivos de trabajadores/as migrantes a las estructuras de representación sindicales, herramienta de defensa para sus derechos.

Desde este lugar, la CTA Autónoma a través de Gonzálo Manzullo, Director de Relaciones Internacionales, conformó junto a Isabel Guzmán, de Convergencia Sindical de Panamá, la comitiva representante de la región de América Latina que participó del Taller interregional, donde estuvieron presentes representaciones de Nigeria, Túnez, Kenia, Senegal, Togo, Marruecos, Italia, Bélgica, Francia, España y Gran Bretaña.

El encuentro tuvo como objeto poner en evidencia el estado actual de la relación entre los migrantes y los sindicatos en las tres regiones, donde funcionan redes de sensibilización, incidencia, asesoramiento y asistencia para ellos. Esto como primer paso para fortalecer la coordinación entre estas redes, optimizando el trabajo de cada una de ellas, intercambiando buenas prácticas y manteniendo un enfoque holístico que permita superar las limitaciones actuales.

En este taller los participantes tuvieron la oportunidad de compartir resultados de experiencias pilotos de las redes sindicales regionales sobre migraciones en el Mediterráneo, África, la zona paneuropea y América Central orientadas a la integración en el mercado de trabajo, la cooperación Norte – Sur y el establecimiento de puntos de contacto y de asistencia para la población migrante en zonas de frontera y corredores migratorios, por ejemplo.

Posteriormente, el debate se concentró en el papel, las responsabilidades y limitaciones de los sindicatos en el país de origen, tránsito y acogida, respectivamente. En último término, tuvo lugar también la discusión sobre la estrategia, posición y oportunidades del movimiento sindical internacional y en cada una de las regiones respecto de la implementación y seguimiento del Pacto Mundial sobre las Migraciones firmado el año pasado a nivel de las Naciones Unidas. Si bien, como lo ha expresado nuestra central oportunamente, es compartido por todos los participantes que el pacto dista mucho de los objetivos sindicales en cuanto a que no aborda la protección a los migrantes irregulares, los más afectados por la discriminación, violencia e incluso muerte, se revalidó el compromiso de participar activamente en el proceso de implementación, bajo el entendido de que se trata de la única norma existente a nivel global sobre el tema, más allá de su carácter no vinculante. A la par de eso, deberá seguir el trabajo más allá de este instrumento en otros canales de gobernanza.

Al cierre del taller, durante las conclusiones y definición de los próximos pasos, la CTA introdujo la necesidad tener como eje principal de trabajo la lucha contra los discursos de odio, xenófobos y nacionalistas, que penetran entre nuestros propios afiliados y delegados, llevando la lucha al interior de la clase trabajadora. Por eso reivindicamos la importancia del trabajo de formación y educación no solo hacia los/as migrantes sino dentro de nuestras propias filas.

Otros ejes destacados fueron la necesidad de ampliar la perspectiva del trabajo con los migrantes más allá de su regularización y formalización, contemplando también la certificación y reconocimiento de competencias profesionales en distintos niveles y el cómputo de aportes a la seguridad social entre países.

Teniendo en cuenta que el clasismo y el internacionalismo están en el corazón del sindicalismo, es impensable que las migraciones no estén en el centro de la agenda de algunos sindicatos, debemos ser articuladores de los migrantes y para ello es fundamental la autarquía política y financiera.

Por otra parte, en el eje de discusión sobre el futuro del trabajo y la revolución 4.0, los participantes coincidieron en que el trabajo del futuro implica mayor cantidad de trabajos atípicos para todos basados en la precariedad y la informalidad, donde los migrantes serían especialmente vulnerados.

Para concluir la reunión, Chidi King, Directora del Departamento de Igualdad de la CSI, valoró el encuentro y el intercambio entre los participantes, e informó la intención de repetir el taller el año próximo integrando también las perspectivas de las afiliadas en Asia. También comprometió el envío de un reporte de este encuentro en los próximos días, elaborado por el equipo técnico de la CSI.

* Equipo de Comunicación de la Secretaría de Relaciones Internacionales de la CTA

sitio desarrollado en SPIP