Basta de ajuste
Mucha gente sin techo, mucho techo sin gente
Jueves 11 de julio de 2019
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Dicen que hicieron en doce años lo que otros nunca antes, y tienen razón. La crisis habitacional causó el éxodo de miles de inquilinos de la Ciudad de Buenos Aires al conurbano, la venta de tierra pública a privados y lo que nos duele a todos: más gente viviendo en la calle. El negocio inmobiliario de Cambiemos en este informe.

Compartir este articulo:

La Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires reconoce en su artículo 31 el derecho a una vivienda digna. Esto obliga al Estado local a resolver la problemática habitacional, de infraestructura y de servicios para un hábitat adecuado.

Pero, ¿cuánto de esto está realmente garantizado hoy? Los porteños atraviesan actualmente una crisis habitacional en la que la subasta de la tierra pública, la falta de recursos y las personas en situación de calle predominan.

Como premisas, el artículo 31 plantea que este déficit se resuelve “dando prioridad a las personas de los sectores de pobreza crítica y con necesidades especiales de escasos recursos; auspiciando la incorporación de inmuebles ociosos, promoviendo los planes autogestionados, la integración urbanística y social de los pobladores marginados, la recuperación de las viviendas precarias, y la regularización dominial y catastral con criterios de radicación definitiva; y regulando los establecimientos que brindan alojamiento temporario, cuidando excluir los que encubramos locaciones.

En la realidad, nada de esto ocurre. De acuerdo a un informe de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Buenos Aires, el 24% de las viviendas de CABA -341.000 casas y departamentos- se encuentra vacío. Se ubica seis puntos por arriba del promedio nacional (18%), y sus propietarios aducen que las poseen como refugios de inversión, sin cumplir funciones habitacionales.

Canal Abierto

sitio desarrollado en SPIP