Basta de tarifazos
Pepe Peralta: “Para nosotros la discusión central es que la energía es un bien común y no una mercancía”
Jueves 28 de febrero de 2019, por Corresponsalía Capital Federal *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Durante la jornada del miércoles se llevó a cabo en el Centro Metropolitano de Diseño la Audiencia Pública convocada por el ENARGAS (Ente Nacional Regulador de Gas) para analizar una nueva suba en la tarifa del gas.

Compartir este articulo:

Participaron de la misma, en representación de la CTA-A Capital, José “Pepe” Peralta, secretario General Adjunto y María Eva Koutsovitis, del Frente de Organizaciones Salvador Herrera (FOSH-CTA).

“Todos los viernes en la Ciudad de Buenos Aires desde más de 50 puntos venimos llevando a cabo junto las Asambleas Barriales, a las organizaciones vecinales y a vecinos autoconvocados el “No a los tarifazos”. El contexto en el que se está llevando a cabo este nuevo aumento de tarifas para el servicio de gas, según las fuentes acreditadas, es de más de 2 mil % de aumentos en el gas, 1500 % de aumentos en la luz, 1000 % de aumento en el servicio de agua potable”, planteó la Coordinadora de la Cátedra de Ingeniería Comunitaria de la Facultad de Ingeniería de la UBA e integrante del Frente Territorial Salvador Herrera de la CTA-A Capital, María Eva Koutsovitis.

“Estamos asistiendo a un sistema de servicios públicos concebidos desde la lógica mercantilista y no desde una perspectiva de Derechos Humanos. En la Ciudad de Buenos Aires, el distrito más rico de nuestro país, el 15% de las porteñas y porteños no acceden al servicio de gas en red. 400 mil habitantes están condenados a tener que consumir gas licuado en garrafa. Si bien los datos oficiales indican que el gas licuado en garrafa ha aumentado 220%, en los barrios populares el valor de la garrafa no baja de los $400. Una familia necesita para poder cocinar y para poder calefaccionarse, dos garrafas al mes en promedio. En el caso de los comedores comunitarios la situación es todavía más angustiante. Muchos de ellos han comenzado a calefaccionarse con leña. El Programa Hogar, que viene a reemplazar el programa de la Tarifa Social, no llega a los hogares de los más humildes. Entonces, mientras por un lado un sector de nuestra sociedad tiene que pagar tarifas de servicios públicos dolarizadas, otro sector directamente no puede acceder y se encuentra condenado a tener que consumir agua contaminada, como sucede acá, a muy poquitas cuadras, en la Villa 21-24. O a tener que calefaccionarse y cocinar a leña o a no poder acceder a tendidos eléctricos seguros.”, caracterizó la compañeras del FOSH-CTA.

“Lo que nosotros venimos a plantear acá es el rechazo a estos aumentos en las tarifas de servicios públicos, que entendemos son confiscatorios. Venimos a exigir que se garantice, hasta tanto se ejecuten las redes de gas, el acceso a las garrafas sociales de manera gratuita para todos los hogares en nuestros barrios populares. Y venimos, por último, a plantear que se rediscuta la totalidad del sistema energético nacional para poder reemplazar el actual sistema, que nosotros lo caracterizamos como inaccesible y además basado en criterios mercantilistas, por un sistema energético que sea accesible, que además sea universal y que esté concebido a partir de los Derechos Humanos”, concluyó María Eva.

Por su parte, José Pepe Peralta, Secretario General Adjunto de la CTA-A Capital, sostuvo en la Audiencia: “Recorremos los barrios cotidianamente y vemos cuál es la realidad, y para nosotros la discusíón central es que la energía es un bien común, es un Derecho Humano y no una mercancía. Sobre todo en una Ciudad tan rica y tan desigual, tan desiquilibrante; pensamos que la energía tiene que ser una herramienta de contención y de inclusión en lo social.”

“Acá se discute si el subsidio es bueno o es malo, el subsidio para nosotros es muy malo cuando se aplica a las empresas proveedoras generándoles solamente riqueza y cuando no se aplica para que pueda elevar la calidad de vida de los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires y sean contenidos y no excluídos del modelo social, como está pasando.”, agregó el dirigente.

“Solicitamos al ente regulador, en este caso a ENARGAS, que cumpla esa función y que no sean las empresas las que regulen las tarifas y las condiciones de servicio -afrontamos cotidianamente cortes de gas y de luz en toda la Ciudad-. Para nosotros es importante expresarnos en este ámbito y solicitamos nuevamente al ente regulador que represente a los usuarios y condicione a las empresas a que no sean ellas las que regulen las tarifas y la calidad de servicio, sino que se ajusten a la necesidad de la población y no de sus ganancias”, concluyó Pepe Peralta.

* Equipo de Comunicación de la CTA Capital Federal

sitio desarrollado en SPIP