Quince años sin Sandra Cabrera
Martes 29 de enero de 2019, por Corresponsalía Capital Federal *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En la madrugada del 27 de enero de 2004 asesinaron de un balazo en la nuca a Sandra Cabrera, quien en ese momento era la Secretaria General de AMMAR-Rosario (Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina). A 15 años del brutal femicidio, Jorgelina Sosa, compañera de la CTAA Capital -quien se desempeñó como secretaria de Género de la Central porteña durante 10 años- cuenta quién fue Sandra y cómo impactó su muerte.

Compartir este articulo:

Sandra Cabrera murió asesinada de un balazo calibre 32 en la nuca, el 27 de enero de 2004. Le habían advertido que cesara con sus denuncias. Por su muerte, quedó imputado y detenido Diego Parvlusik, oficial inspector de la Policía Federal de Rosario, quien en el 2007 fue sobreseído por falta de mérito.

“Sandra era una mujer muy decidida por las cosas que hacía y muy madraza. Militaba junto a Macarena, su hija -que tenía 8 años en el momento del asesinato-, la llevaba para todos lados. Sandra realizó muchas denuncias en las fiscalías en contra de la Policía rosarina por las coimas que les cobrabran a las compañeras que trabajaban en las calles. Varias veces le entraron a la casa por esos motivos y la amenazaron de muerte adelante de su hija. Y ella continuaba, Sandra no se callaba; más la apretaban más denunciaba. En aquel entonces había mucho dinero en juego, hoy también, pero en ese momento era mucho más. Un 27 de enero se la encontró sin vida con un tiro en la nuca. La mató la Policía”, recuerda Jorgelina Sosa.

“En la Ciudad de Rosario, la cúpula de la Policía de Civil -que eran parte de lo que se conocía como ‘Moralidad’- fue desintegrada. Sandra denunció no sólo las coimas a las compañeras sino también las coimas a los prostíbulos donde había menores involucradas. Era allí donde más recaudaban”, relata Jorgelina.

La compañera, en medio de la emoción que le provoca recordar esa época, reflexiona: “Hablar de Sandra me hace revivir sensaciones de una película que había guardado como parte de mi vida. Fueron muchas cosas las que viví con ella y aprendí. Su asesinato fue para nosotras muy doloroso, nos dio impotencia y mucho miedo. Yo tenia mucho miedo de que me pasara lo mismo, porque me tocaba a mi poner la cara en los medios. Salir en la tele por primera vez a decir que a Sandra la mató la Policía, con nombre y apellido, por defender a las trabajadoras sexuales, fue muy difícil para mi y para mi familia”.

¿Quién fue Sandra Cabrera?

Sandra_cabrera“Sandra quedó construida como una referencia. Luego de su asesinato, en su memoria y por la responsabilidad política que fue, eliminaron el Código de Faltas en la Ciudad de Santa Fe y las compañeras no fueron más presas. Este fue el resultado de la gran lucha que llevó adelante Sandra y que luego las compañeras continuaron”, expresó Jorgelina.

En su descripción de Sandra, Jorgelina recuerda: “La Negra, Sandra, era muy solidaria con todas las compañeras. Si bien era muy enojona siempre estuvo presente ayudándolas en lo que podía. Dentro de la CTA, no sólo se preocupó por instruirlas en sus derechos y en prevención sanitaria y sexual, sino también en ayudarlas con mercadería o haciéndoles los trámites para el Plan Jefes y Jefas de hogar”.

“A Sandra la mataron en el 2004. El año anterior, había sido una de las organizadoras del Encuentro Nacional de Mujeres (ENM) que se hizo en la ciudad de Rosario. La compañera Mabel Gabarra, secretaria de Género de la CTA Nacional de ese momento, trabajó mucho con Sandra durante ese Encuentro. Ella peleó y logró que nuestro taller dejara de llamarse ‘Prostitutas’ y pasara a ser ‘Trabajadoras sexuales’ y también se formó el taller ‘Mujer en situación de prostitución’”, recordó Jorgelina, como otro de los logros de la lucha de Sandra Cabrera.

“Hace unos años el policía que la mató salió en libertad por falta de mérito y la causa de Sandra se cerró, quedó impune. El asesinato de Sandra quedó impune. Sandra no sólo era una trabajadora sexual, era una mujer. Todas primero somos mujeres y luego trabajadoras y dirigentes. Todas las mujeres tenemos vida, no importa de lo que laburemos y tenemos una historia como todos”, concluyó Jorgelina.

Redacción: Nancy Orquera y Valeria Garay

* Equipo de Comunicación de la CTA Capital Federal

sitio desarrollado en SPIP