Nadie nos regala nada
Jueves 3 de enero de 2019, por Juan Carlos Giuliani *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Algunos abonan a la idea de que las mejoras que ha ido consiguiendo a lo largo de su historia la clase trabajadora se debe más a las bondades de un gobierno en particular antes que al producto de la lucha.

Compartir este articulo:

* Periodista. Vocal de la Comisión Ejecutiva Regional de la CTA Autónoma Río Cuarto. Secretario de Relaciones Institucionales de la CTA hasta septiembre del 2018.

Como si las conquistas adquiridas por los trabajadores se hayan logrado sin la necesidad de que ningún dirigente sindical tenga que convocar a media hora de paro. Según ese relato, los beneficios vienen de arriba, se derraman a partir de la generosidad de los que mandan, sin la intervención de la clase obrera ni de sus organizaciones representativas.

De este modo, se elimina de un plumazo la razón de ser de la lucha de clases y se bastardean los fundamentos de la dialéctica, que subraya las contradicciones para analizar la realidad social. A tenor del Manifiesto Comunista, “toda la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases”. Esto es: La confrontación entre clases sociales es el motor del cambio histórico.

Pedir, como la ha hecho en las últimas horas un dirigente sindical, que en este 2019 se “eviten los paros” por ser un año electoral, bajo el argumento de que el Gobierno buscará confrontar con el sindicalismo para “tapar el drama económico”, y que -dicho en buen romance- no se hagan olas en los diez meses que restan para las elecciones, es una tesis funcional a una estrategia electoralista determinada, que reniega del conflicto social como combustible que motoriza la lucha entre explotadores y explotados, y desconoce las urgencias de los que tienen hambre y no les alcanza para llegar a fin de mes.

Pero, sobre todo, es ignorar el descreimiento que tiene la mayoría de la población en esta democracia representativa, de baja intensidad, que en 35 años no le ha resuelto sus problemas fundamentales y se empeña en obturar los canales de participación y protagonismo de masas. El sistema de representación está cuestionado hasta el caracú y, consecuentemente, la gente desconfía, y con razón, de gran parte de la dirigencia política, sindical, empresarial, social, cultural y religiosa.

Nadie le ha regalado nada a la clase trabajadora. Lo que tiene lo ha obtenido con organización y conciencia, lucha y sacrificio, sangre y coherencia. Aunque los manuales de la historia oficial hagan lo imposible para ignorarlo, lo cierto es que los períodos de mayor conflictividad social se registraron durante los gobiernos de Irigoyen y Perón en la primera mitad del siglo pasado.

Los trabajadores se movilizan para dar pelea a partir de la legalidad que conceden gobiernos de signo popular y afrontar así masivamente la disputa por la riqueza a las patronales, alcanzando en ese devenir las reivindicaciones más altas de la historia que van a coronar en la Constitución de 1949.

Durante los dos primeros gobiernos peronistas se puede constatar que fue la era de mayor cantidad de paros, huelgas y movilizaciones comparada con cualquier otro período histórico. En esa acción de masas tuvieron mucho que ver las comisiones internas, verdadero órgano de poder de los trabajadores.

Fueron los militantes de los cuerpos de delegados los que encabezaron la Primera Resistencia Peronista para hacer frente a la ignominia de la “Revolución Fusiladora”. Fueron, también, el blanco propicio de las balas asesinas de la Triple A durante el gobierno de Isabel primero, y, luego, de los Grupos de Tareas que actuaron en la tiranía oligárquico-militar. Los grupos económicos más concentrados pusieron toda su infraestructura y logística al servicio del exterminio de los cuadros sindicales que tenían a su cargo la organización de los trabajadores en los lugares de trabajo. Por ello no es de extrañar que más del 60 por ciento de los compañeros detenidos-desaparecidos en la última dictadura hayan provenido de las filas de la clase trabajadora.

Tampoco es una casualidad que actualmente en el 85 por ciento de los establecimientos privados no haya delegados gremiales. El poder es consciente de esa fuerza organizada y no está dispuesto a tolerarla. Cuenta como socio en esa misión de desconocimiento de los derechos laborales con los buenos oficios de la ahora Secretaría de Trabajo de la Nación.

La falta de libertad y democracia sindical es funcional al “unicato” gremial que promueve -sin fisuras- tanto el Gobierno como las corporaciones empresarias de la industria, las finanzas y el agro.

Sabemos por propia experiencia que la finalidad de nuestra lucha es cooperar con la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación porque sin trabajadores no hay Patria.

Conciencia de clase y conciencia nacional están en el ADN del Movimiento Obrero desde sus orígenes. Lo mismo que las ansias de libertad para decidir nuestro futuro.

sitio desarrollado en SPIP