Vaca Muerta: Derecho de huelga entregado
La CTA Autónoma de Río Negro repudia el convenio anti-huelgas firmado por Pereyra y otros
Miércoles 17 de octubre de 2018, por Corresponsalía Río Negro *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma de Río Negro repudia profundamente el acuerdo anti-huelga firmado por el secretario General del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra; el referente de los petroleros jerárquicos, Manuel Arévalo; el interventor de la UOCRA, Víctor Carcar, y representantes de las cámaras empresarias del sector.

Compartir este articulo:

“Se trata de un hecho inédito para nuestra región, que puede generar un antecedente nefasto. El derecho de huelga es irrenunciable y está en la cabeza de los trabajadores. Este acuerdo es inconstitucional y pretende funcionar como garantía de la explotación laboral para uno de los sectores empresarios que más ganancias ha acumulado.”, señaló Rodolfo Aguiar, Secretario General de ATE y CTA Autónoma de Río Negro.

“Ahora el saqueo de nuestros recursos en la Patagonia tiene por cómplices a sindicalistas confesos.”, continuó el dirigente.

Es que, en un hecho inédito, quienes son elegidos para representar a los trabajadores y defender sus derechos realizaron un convenio para “garantizar la paz social” a costa de traicionar a su clase en defensa de los inversores a quienes se les garantiza la productividad del yacimiento en Vaca Muerta y se les promete no realizar medidas de fuerza en ese lugar.

Ambos sindicalistas acordaron la constitución de una Comisión Especial de Interpretación y Resolución de Conflictos (CEI), cuya función será la de actuar para “desactivar conflictos” sin llegar a paros o quites de colaboración.

Extraña a la Central obrera tanta avenencia con sectores que se llevan grandes riquezas en el territorio dejando migajas y tierra arrasada. Al parecer no alcanza, y los referentes sindicales petroleros y de la construcción les garantizan también una mano de obra que no pueda reclamar por condiciones de trabajo justas, obligándolos a comprometerse a “no realizar o adherirse a medidas de acción directa, en cualquiera de sus formas o naturaleza, sea convocada en carácter local o nacional, que puedan afectar directa o indirectamente la exploración y/o la explotación de hidrocarburos no convencionales en toda la extensión geográfica de Vaca Muerta”.

La CTA-A señala la gravedad de este tipo de acciones que dejan a los trabajadores atados de pies y manos y a plena disposición de las reglas y las decisiones de las patronales. Pero más grave aún es que sean sus propios representantes quienes los entreguen a requisito de los grandes empresarios que siguen llenándose los bolsillos imponiendo sus propias reglas.

sitio desarrollado en SPIP