Antesala del acampe en el Congreso
La letra chica del Presupuesto dictado por el FMI
Viernes 28 de septiembre de 2018, por Inés Hayes *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

De cara al acampe, que se llevará adelante frente al Congreso desde el 1 al 5 de octubre para rechazar el presupuesto de ajuste, esta mañana se realizó en la sede de la CTA Autónoma, dirigida por Ricardo Peidro, una charla debate sobre la letra chica del Presupuesto 2019 dictado por el FMI. Horacio Fernández y Mariana Rivolta, del Instituto de Estudios sobre Estado y Participación (Idep) detallaron que el ajuste será en los llamados “gastos sociales: salud, educación, transporte”, pero que no se tocará lo destinado a pagar los intereses de la deuda.

Compartir este articulo:

Antes que comenzara la presentación, Ricardo Peidro, Secretario General de la CTA Autónoma saludó el encuentro como la antesala del acampe que se llevará adelante a partir del lunes 1 al viernes 5 en el Congreso de la Nación para rechazar el presupuesto de ajuste, dictado por el FMI.

Organizada por la Secretaría de Formación que dirige Cynthia Pok, el encuentro contó con la presencia de dirigentes sindicales de los diferentes sindicatos que integran la CTA-A.

Horacio Fernández comenzó la presentación diciendo que la idea era no sólo conocer los detalles del presupuesto del Gobierno sino también pensar en la confección de una alternativa de presupuesto distinto. Fernández detalló que el presupuesto, dictado a la medida del FMI, tiene 130 artículos, casi el doble del presupuesto anterior y esto se debe a que “lo están usando también para hacer reestructuraciones en el Estado. Es un presupuesto hecho bajo la tutela del Fondo y deja en claro que estamos ante una monumental crisis de la deuda. El que presta plata espera cobrar”, explicó Horacio.

Fernández dijo además que el ajuste de 2018 es de 653 mil millones de pesos: 313 mil millones se obtendrían bajando partidas de gastos: subsidios al transporte y a la energía. “En este presupuesto hay una sola partida que crece en términos reales muy por encima del dólar; los intereses de la deuda son de 770 mil millones: 3 veces lo que se gasta en salud, 5 veces más de lo que se gasta en educación”.

Con la corrida del dólar de 20 a 40 pesos, las exportadoras pasaron de ganar 600 mil millones de pesos a 1 billón 100 mil. “No es un designio de la naturaleza que haya que hacer este ajuste. Con la deuda tomada con el FMI, a fines de año va ascender a 380 mil millones de dólares, los tres años de Macri aumentaron el endeudamiento a razón de 46 mil millones de dólares por año. Está el default pero le han puesto un respirador artificial. 114 mil millones se han subsidiado a las petroleras, se profundiza la recesión con ajustes de salarios y reprimerización de la economía con el dólar alto”, dijo Horacio.

Por su parte, Mariana Rivolta, del equipo técnico del Instituto, detalló que la reducción de los subsidios al transporte y a la energía serán de 129 mil millones de pesos, mientras que 92 mil millones de pesos se “ahorrarán en obras públicas: agua potable, energía, transporte, educación”. También se prevé reducción en los salarios y los puestos de trabajo perdidos no se volverán a ocupar.

En el momento de las preguntas, Horacio Fernández dijo además que en las cláusulas del presupuesto está el punto que establece que si el Estado pierde, se hace cargo del 100% de la pérdida pero para los privados, el Estado tiene que ayudar: “Estamos entrando en un proceso como la tablita de Martínez de Hoz”, destacó Fernández.

* Periodista, docente universitaria y directora de la Secretaría de Comunicación de la CTA Autónoma

sitio desarrollado en SPIP