La construcción y el debate colectivo, el desafío de la etapa
Miércoles 25 de julio de 2018, por Pablo Spataro *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La CTA Autónoma atraviesa un proceso eleccionario en todo el país. La Central que nació allá por los años 90 de la mano de German, de Víctor, y de muchos soñadores que la construyen día a día, enfrenta nuevamente un proceso eleccionario el 8 de agosto de este año.

Compartir este articulo:

* Secretario General de la CTA Capital

Fortalecer la democracia interna es un desafío clave si se quiere construir más participación y más protagonismo de los trabajadores y trabajadoras. En estas elecciones va a haber 16.500 cargos electos en todo el país con más de 3000 lugares de votación, lo que pone de manifiesto la envergadura de la elección y la apuesta a construirnos como un modelo sindical democrático al servicio de los y las trabajadorxs. En el caso de nuestra Regional CABA, son 591 los cargos electivos, entre congresales y cargos ejecutivos, con más de 150 lugares de votación.

Participar este 8 de agosto de la elección es una invitación a seguir construyendo una Central que ha sido clave en la resistencia al modelo de CAMBIEMOS. La pelea contra los despidos, la lucha por más y mejores salarios para todxs, la pelea contra la precarización laboral, la pelea por la sanción de ley del aborto seguro, legal y gratuito y contra el femicidio, la lucha contra el hambre en nuestros barrios, la pelea por el derecho a la educación, a la cultura, al agua segura, a la salud, y al vivir dignamente en la Ciudad, ha encontrado a la CTA Capital como protagonista fundamental junto a otras organizaciones de nuestro pueblo que resisten y sueñan con la posibilidad de construir un modelo de sociedad diferente.

Ese protagonismo expresado en las luchas es el reflejo de la construcción cotidiana de cientos de militantes de nuestra organización. Hay pelea, resistencia y perspectiva, porque hay construcción diaria en los sindicatos del Estado y del sector privado, en los centros comunitarios barriales, en los bachilleratos populares, en los centros de Jubilados, en los centros culturales, en las cooperativas de trabajo, en las experiencias de niñez, y en todo lugar donde hay un colectivo organizado. Ahí anida nuestra fuerza y nuestro poder, en la militancia que mantiene viva nuestra organización.

Sin duda seguiremos en la calle junto al resto de nuestro pueblo enfrentando las medidas de ajuste, como lo hicimos en las marchas de los estatales, de los maestros, en la marcha contra el 2x1, en las marchas feministas, en las jornadas históricas de diciembre del año pasado contra las reformas previsional y laboral, en la marcha federal, y en las que vendrán, y tenemos el desafío de construir y refundar nuestra Central en ese camino de pelea y resistencia.

La Central tiene una rica historia de lucha y honrarla no es querer repetirla o imitarla, sino animarse a construir el desarrollo de líneas de trabajo claves para nuestra organización. El debate colectivo es fundamental para lograr esto, y es parte sustancial para desarrollar el trabajo en nuestros sindicatos y en nuestros territoritos que signifiquen el fortalecimiento de nuestras organizaciones.

Llenar de participación y debate a laCentral en sus ámbitos colectivos es el desafío de esta etapa. Fortalecer los plenarios y sus congresos implican entre otras cosas, asumirnos como protagonistas y reconocer la diversidad de ideas, identidades y pensamientos que nos recorren y atraviesan como trabajadores y trabajadoras. Reafirmarnos en el concepto de la Autonomía de todos los partidos políticos, de los gobiernos, y de los patrones, es reconocer nuestra pertenencia como laburantes pero también nuestra diversidad de pensamientos.

La tan enunciada y necesaria construcción de la unidad es un proceso que indefectiblemente se tiene que fortalecer en ese reconocimiento. La unidad en la lucha, que de paso mediante al debate fraterno, a unidades de mayor envergadura, a unidades que nos permitan no solo resistir sino proyectarnos en el sueño de vivir una sociedad diferente.

El 8 de agosto vamos a tener un doble desafío. Asegurar la participación mediante el voto secreto de nuestros afiliados y afiliadas para elegir la representación en todo el país de nuestra CTA, y ser parte de una jornada histórica que el movimiento de mujeres viene peleando hace años por la sanción de la ley que asegure que el aborto es un derecho, y que el Estado tenga que garantizar que sea seguro, libre y gratuito.

sitio desarrollado en SPIP