Salta: Crisis azucarera
Cuenca: “Lo que para Morales es buena noticia, para el pueblo es miseria”
Jueves 5 de julio de 2018, por Corresponsalía Salta *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En recientes declaraciones públicas, el gobernador jujeño Gerardo Morales consideró una buena noticia el cierre del Ingenio San isidro en Salta. La respuesta del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar San Isidro (SOEASI-CTA-A) fue contundente: “Apenas supe de sus dichos no quise apresurarme en responderle para no caer en un exabrupto. No quiero parecerme a Morales ni siquiera en eso”, dijo Mariano Cuenca.

Compartir este articulo:

El dirigente azucarero salió al cruce de las expresiones del mandatario jujeño diciendo que “lo que para Morales es buena anoticia para el pueblo es miseria, pérdida del trabajo, hambre y sometimiento. Nadie puede alegrarse de las desgracias ocurridas en otra provincia, mucho menos si esa provincia es vecina y comparte el mismo destino que la propia. Eso demuestra lo que es el pueblo y también lo que es Jujuy en la visión de Morales: un feudo con siervos sin derechos”.

El dirigente sindical salteño agregó que “el pensamiento y la acción de Gerardo Morales es un insulto para el pueblo de Salta, una falta de respeto imperdonable. Supongo que piensa lo mismo de todo el pueblo argentino”. Cuenca se refirió a otra frase de Morales en la misma publicación: “Siempre ajustando pero que eso no repercuta en la gente”.

“Esa frase lo describe en toda su bajeza intelectual, política y moral”, resaltó el líder del SOEASI. “¿Siempre ajustando? ¿Y que eso no repercuta en la gente? ¿Cómo puede alguien creer que ajustando siempre no habrá repercusión en la calidad de vida de los jujeños? Gobernar no es ajustar todo el tiempo, cuando todos sabemos que la palabra ’ajuste’ significa despidos, pérdida de derechos, aumentos de tarifas, pobreza, hambre, y represión con la que Morales viene sosteniendo su régimen en nuestra provincia vecina y hermana”.

Cuenca agregó que “nunca podríamos nosotros alegrarnos por los despidos, la represión y la incertidumbre que sufrieron y aún sufren los trabajadores del Ingenio La Esperanza. Por el contrario, asumimos su lucha por las fuentes de trabajo y sus reivindicaciones como propias. El gobernador jujeño es una paradoja: sus prácticas y dichos son exactamente el reverso de su apellido, son inmorales”.

* Equipo de Comunicación de la CTA Salta

sitio desarrollado en SPIP