Masacre de Las Palomitas
A 42 años de los fusilamientos de presas y presos políticos en Salta
Viernes 6 de julio de 2018, por Néstor Rojas *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La noche del 6 de julio de 1976 se apagaron las luces en la unidad penal de Villa Las Rosas y aledaños, dando inicio al siniestro operativo de efectivos del Ejército, Policía Federal y agentes del Servicio Penitenciario.

Compartir este articulo:

Todos bajo las órdenes del coronel Carlos Alberto Mulhal, dependiente en la cadena de mandos del III Cuerpo de Ejército. Así secuestraban de las mismas cárceles a presas y presos políticos sometiéndolos a tormentos y fusilamientos.

Masacre de “Las Palomitas” departamento de General Guizgue, a un costado de la ruta 34. Se cumple en este mes de julio 42 años, de aquella fría noche del 6 de julio, cuando once militantes populares cuyos nombres y apellidos formaban parte de más de 10 mil prisioneras y prisioneros, por causas gremiales y políticas que engrosaban las listas del Ministerio del Interior y y las unidades carcelarias correspondientes.

Fueron sacados de sus celdas, bajo las ordenes y las voces de “traslado”. Cuando “traslado” en aquella noche invernal, con el apagón previo en Villa las Rosas, era un eufemismo de la numerosa patota armada, de chacales sueltos, que manojos de llaves en mano fueron abriendo los candados y llevando a cinco mujeres.

Así se las llevaron a Evangelina Bolta de Nicolai, María Amaru Luque de Usinger, Maria del Carmen Alonso de Fernandez, Georgina Graciela. Se llevaron a Raquel Leonard de Avila que debió dejar a su Bebe que amamantaba en los brazos de una compañera. Benjamin Leonardo Avila, Pablo Outes Saravia, Jose Ricardo Povolo, Roberto Luis Oglietti, Rodolfo Pedro Usinger y Alberto Simón Zavarnsky. Once militantes populares que en la noche del 6 de julio de 1976 fueron masacrados a manos de fuerzas armadas y de seguridad, en una maniobra con la torpeza de la impunidad reinante.

Pasado 42 años de aquellos crímenes de lesa humanidad, recordamos y honramos la memoria de compañeras y compañeros con quienes nos sentimos identificados con su entrega por una sociedad más justa. Nuestro compromiso es no olvidar y mantener los ideales de quienes lo dieron todo por un mundo mejor.

* Militante de la CTA Autónoma

sitio desarrollado en SPIP