Río Negro: Basta de subas de combustibles
La CTA Autónoma repudia cualquier nuevo aumento y apunta contra el Gobierno Nacional
Lunes 2 de julio de 2018, por Corresponsalía Río Negro *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Un nuevo mes comienza y las políticas económicas son cada vez más nefastas para el pueblo. Es que al aumento de los combustibles previsto en un 3% se sumaría un 2% adicional, concretándose cinco puntos de incremento empujando un récord absoluto de 117,5% en la era Macri.

Compartir este articulo:

Desde la Central de Trabajadores/as de la Argentina (CTA) Autónoma de Río Negro no sólo se repudia este criminal aumento de combustibles, que decantará en más pobreza e indigencia, sino que también se llama a toda la población a movilizarse por el cambio del rumbo económico.

Desde el inicio de la gestión de Macri, los combustibles habrán aumentado 117,5%

“Todo nuevo aumento es criminal, ya que somete a cientos de miles de argentinos más, empujándolos a la pobreza y la indigencia. Venimos denunciando mes a mes que los aumentos de combustibles se trasladan a los fletes y directamente a los productos de la canasta básica de alimentos y a los servicios”, sentenció Manuel Hermida, Secretario Adjunto de la CTA Autónoma de Río Negro y agregó: “Es imprescindible que el pueblo se movilice masivamente para cambiar el rumbo económico. Las políticas del Gobierno Nacional son un callejón sin salida”.

El incremento feroz del aumento de combustibles surge a partir de la renegociación de las petroleras con el Gobierno Nacional. Es que para el mes de julio ya se había previsto un aumento del 3%, pautado con un precio del dolar a 25 pesos por unidad. La divisa estadounidense pisa los 30 pesos y el Gobierno cedería de un momento a otro a las nuevas pretensiones de las petroleras.

Para la CTA, esta suba es claramente excesiva y solo persigue el fin de satisfacer las ambiciones de los amigos del Gobierno a costa del sometimiento del pueblo argentino.

La desregulación de los precios de las naftas -que permite a las petroleras fijar sus propios precios, relegando al Estado a ser un mero espectador- es la expresión más concreta del rol que este Gobierno de millonarios le da a los mercados. Nada bueno resultó históricamente de ello.

sitio desarrollado en SPIP