Producción para la Defensa
Trabajadores del sector naval enfrentan despidos y persecución sindical
Miércoles 13 de junio de 2018, por Corresponsalía Buenos Aires *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Los trabajadores del Astillero Río Santiago (ARS) se encuentran en estado de alerta y movilización frente a los despidos y la persecución sindical por parte de las nuevas autoridades

Compartir este articulo:

El secretario General de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) en la ciudad de Ensenada (provincia de Buenos Aires), Francisco Banegas, denunció que el gobierno bonaerense está realizando un “ahogamiento financiero” en el ARS, uno de los astilleros de mayor actividad e importancia de Latinoamérica.

Las nuevas autoridades que asumieron a comienzos de mayo paralizaron trabajos y finalizaron contratos de construcciones, y despidieron a personal que tenía más de 30 años de antigüedad, bajo la excusa del “bajo rendimiento” del astillero.

Con dicha decisión, generaron una gran incertidumbre en el resto de los operarios de la fábrica. A su vez, el sindicato asegura que las nuevas autoridades atentan sistemáticamente contra los derechos tanto de los trabajadores sindicalizados, como del resto de los empleados.

Por ejemplo, buscan reducir el ausentismo por enfermedades prolongadas (no van a aceptar los certificados médicos), quieren aumentar la carga laboral a los trabajadores de sectores insalubres (de 6 a 8 horas) e intimidan a los trabajadores para debilitar a la organización gremial.

El 5 de junio, los trabajadores de ATE Ensenada realizaron una asamblea en la que enumeraron sus principales reivindicaciones. Entre ellas están: la reactivación del Astillero, continuar con las obras ya existentes, inversiones en seguridad laboral, la necesidad de un 30% de aumento salarial, el pago de las horas extras adeudadas, el respeto, por parte de la empresa, del Convenio Colectivo de Trabajo y el fin de la persecución gremial.

El Astillero Río Santiago (ARS) se construyó en 1953 como un establecimiento industrial en poder del Estado, con un régimen de trabajo acorde a los parámetros de una gran empresa industrial.

En 1969 llegó a contar con una planta de aproximadamente 5.500 empleados y alrededor de 3.000 contratados por distintas empresas subcontratistas. En la actualidad, tiene 3.300 empleados directos.

Por su parte, el secretario regional de IndustriALL Global Union, Marino Vani, manifestó solidaridad con la lucha de los trabajadores y expresó:

“Nos preocupa que un país como Argentina, rodeado por agua y recursos naturales estratégicos, entregue su soberanía industrial. Solo la movilización puede salvar a nuestra industria y mantener los puestos de trabajo. Nos solidarizamos con los trabajadores y apoyamos a la ATE en su lucha en defensa de las riquezas del país, de su industria nacional y de los miles de empleos que genera la empresa para esta comunidad”.

Fuente: www.industriall-union.org

* Equipo de Comunicación de la CTA de la provincia de Buenos Aires

sitio desarrollado en SPIP