" />
Violencia institucional
Bullrich intimida, la organización responde
Lunes 11 de junio de 2018, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La ministra de Seguridad cargó contra el colectivo villero La Poderosa, a quien acusó de "inventar una mentira" sobre las agresiones sufridas por vecinos de la Villa 21-24 en manos de Prefectura. Mientras, la causa avanza y los prefectos están cada vez más complicados. Desde La Garganta la invitan a renunciar.

Compartir este articulo:

“Señora, con todo respeto, acá, entre nosotros, ¡se nota mucho!”, arranca la respuesta que La Garganta Poderosa, revista que edita la organización villera La Poderosa, publicó hacia Patricia Bullrich.

Y es que el 7 de junio, en el Día del Periodista, llegó a las redacciones una invitación del Ministerio de Seguridad para asistir a la conferencia de prensa que brindaría hoy la ministra a cargo, en la que prometía “desenmascarar la mentira de La Garganta Poderosa sobre la acusación a Prefectura por los hechos de la Villa 21-24”. Este 8 de junio era también la cuarta audiencia por las torturas que sufrieron Iván Navarro y Ezequiel Villanueva Moya, ambos miembros de La Poderosa, en manos de la Prefectura en septiembre de 2016, y por el que son juzgados seis oficiales de la fuerza.

Como prometió a los periodistas, Bullrich marcó un nuevo hito en el discurso oficial sobre la defensa irrestricta al accionar de las fuerzas de seguridad. “Todo el relato es mentira, es la construcción de una mentira”, sentenció al micrófono donde disparó su arsenal argumentativo sobre la organización villera y mostró un video para justificar el operativo del pasado sábado 26 de mayo en el que Prefectura ingresó a la Villa 21-24, y allí abusó, golpeó y detuvo a varios de sus habitantes, algunos miembros de La Poderosa.

“Hay un relato que intenta poner a las fuerzas de seguridad, en este caso a la Prefectura Naval Argentina, en su tarea en la Villa 21-24 como una tarea distinta a la que realiza. Y el objetivo claro es liberar el barrio para que no esté controlado por el Estado legal y esté controlado por el Estado ilegal”, sostuvo la ministra.

Luego de asegurar que hay “prefectos heridos” y que el hecho que relatan los vecinos “nunca sucedió”, sentenció: “El relato que luego lleva a la Procuvin (Procuraduría d Violencia Institucional) La Garganta Poderosa es falso. Todos sabemos que Garganta Poderosa tiene mucha gente trabajando en la Procuvin, que es quien genera adentro de la Procuvin, y nosotros esto lo vamos a hablar con el procurador porque nos parece que es algo muy grave institucionalmente que tiene que ver con lo que fue la anterior gestión de la Procuración (en referencia a Alejandra Gils Carbó), trabaja con una mirada totalmente sesgada, anti institucional, atacando a las fuerzas de seguridad, inventando una mentira”.

Sin embargo, cuando comenzó la ronda de preguntas, Bullrich no pudo responder sobre el abuso que sufrió María Silvia Echeverría por parte de prefectos ese sábado, ni cuál era la relación entre el video que mostraba y el operativo en el que los uniformados se quitaban las identificaciones y luego disparaban contra la casa de Iván Navarro. Él y Moya iban a atestiguar contra la fuerza el viernes siguiente.

En la publicación de La Garganta, donde finalmente piden su renuncia, calificaron a las declaraciones de la ministra como una “berreta operación de prensa sustentada en la complicidad de corporaciones amigas”. “Nosotros, señora, denunciamos las lesiones a dos seres humanos que dormían en su domicilio, torturados y secuestrados por un grupo de tareas que se desprendió la identificación premeditadamente, como lo demuestra el video que se olvidó de comentar. ¿No sería mejor desenmascarar a los torturadores? Nosotras, señora, denunciamos el abuso sexual de sus hombres a nuestra compañera Jessica, adentro de su casa. ¿No sería mejor desenmascarar a los abusadores?”, le preguntan.

Y luego la invitan a “desenmascarar al Relator Especial sobre torturas de la ONU”, Nils Melzer, quien visitó el barrio de Zavaleta hace menos de dos meses para entrevistarse con Iván y su familia. En su informe, Melzer destaca el trabajo de La Poderosa y sostiene que “la Argentina es responsable de una generalizada, persistente y seria violación de la convención contra la tortura” en cárceles y comisarías.

También le sugieren “desenmascarar a la Justicia”, que sobreseyó a los detenidos del sábado en tiempo récord, y “tiene la orden de investigar a todos esos fantasmas con escopetas”. Y a los propios prefectos, “que no denunciaron jamás esas lesiones, ni ese robo que intentan anexar como últimos manotazos de ahogados”.

Finalmente, le sugieren llamar a conferencia para “desenmascarar a los diputados españoles” que visitaron la Villa y luego invitaron a miembros de La Poderosa a atestiguar ante el Parlamento Europeo sobre las violaciones a los Derechos Humanos de las que son víctimas cotidianas. Más tarde, las autoridades argentinas fueron interpeladas por la ONU por el mismo tema.

Desde la querella afirman que luego de la interpelación de los prefectos por parte del Tribunal Oral Criminal Nº 9, los oficiales tienen muchas chances de ir presos, lo que explica el accionar de Bullrich como una operación. En tanto, desde Zavaleta advierten que “hacia adentro el barrio está muy difícil” debido a las amenazas y amedrentamientos hacia los vecinos por parte de las fuerzas de seguridad.

En tanto, desde el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren), desde el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) y desde numerosas organizaciones sociales manifestaron su repudio a los dichos de la ministra.

Canal Abierto se suma a denunciar el accionar del Ministerio de Seguridad, que busca estigmatizar y desacreditar a la revista villera y, con ella, a a todos los medios de comunicación críticos y a las organizaciones sociales que trabajan en los barrios.

Fuente: www.canalabierto.com.ar

sitio desarrollado en SPIP