Internacionalismo de clase
Victor Báez: "Fortalecer el movimiento sindical para liderar la alianza que derrote al neoliberalismo"
Lunes 23 de abril de 2018, por Miguel Aguirre *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

ACTA entrevistó al secretario General de la Confederación Sindical de las Américas (CSA), Víctor Báez, para abordar algunos de los temas más relevantes para el movimiento sindical, tanto a nivel regional, como global. Migraciones, fuga de capitales, desempleo, política de alianzas, SIGTUR y Brasil, son entre otros, los focos de esta charla.

Compartir este articulo:

"Me interesa arrancar por un tema que me preocupa que es el tema de los grandes flujos migratorias que se han producido en los últimos años", dice Báez y continúa enfático, "no sólo debemos reivindicar el derecho de los trabajadores y trabajadoras a migrar, sino que el movimiento sindical debe luchar también por el derecho a no migrar y a tener en tu comunidad, en tu barrio, las condiciones que vas a buscar afuera cuando sos obligadamente migrante. El movimiento sindical debe insistir con este derecho y me extraña, por ejemplo, que dentro de la OIT todavía no se habla de la migración y de la causa real que produce este fenómeno que involucra a millones año a año. Esto es claramente una deuda".

-¿Cómo creés que debe abordarse este tema?

- Se olvidan de las causas que provocan el fenómeno. Según estudios, hay aproximadamente un flujo financiero ilícito de un billón de dólares que anualmente son sacados de los países en desarrollo y llevados no ya a los países desarrollados sino a algunos bancos. De esta forma se niega la oportunidad de que este dinero sea invertido en donde se generó, se impide que este capital genere trabajo y desarrollo, y se generan condiciones para que la gente se vea obligada a migrar. Creo que estamos viendo que el movimiento sindical no se ocupa de esto en los foros internacionales ni que alce la voz para denunciarlo.

- ¿El problema está en la fuga y exportación de capitales de la región?

- El caso mexicano es ejemplificador ya que es el tercer país con mayor flujo financiero ilícito a nivel mundial. Este fenómeno se da fundamentalmente por la adulteración, por parte de las grandes empresas, de las facturas comerciales en los procesos de importación-exportación. ¡Estamos hablando de una cifra cercana a los 350 millones de dólares al año! Entonces nos preguntamos: ¿Por qué Trump, en vez de intentar levantar un muro contra los mexicanos que emigran a USA, no levanta barreras para evitar que ese capital se fugue hacia los bancos norteamericanos y, de esta manera, esa masa inmensa de dinero se invierta allí para generar puestos de trabajo y un buen sistema de salud, educación y en todo lo necesario para vivir bien?

Yanis Baroufaquis, economista griego y ex ministro de finanzas en su país, dice que hay una montaña de deuda pública de los países que sigue creciendo y al lado hay otra montaña de dinero ocioso. En el medio están los trabajadores sin empleo, porque ese dinero ocioso no se invirtió de manera productiva para sacar así a la gente de la pobreza.

Defender los Derechos de los que no tienen derechos

-¿A los sindicatos les cuesta involucrarse con los que no están afiliados a un gremio?

- Vemos que cada vez nuestros compañeros sindicalistas del norte dependen de lo que hagamos nosotros acá en el sur. Porque es en esta región en donde hay millones de trabajadores tercerizados, o que están en la informalidad en términos de contratación, que trabajan para esas grandes empresas transnacionales que descentralizan sus procesos de producción.

- ¿Cómo luchamos contra este fenómeno global?

- Tomo para responder algunas palabras que el Papa Francisco les dijo a unos compañeros italianos: "Si el sindicalismo quiere estar vigente tiene que ir a la periferia" es decir, no sólo tenemos que defender a las personas que están dentro del sistema, con trabajo decente y con derechos. No, tenemos que ocuparnos de los que están excluidos del mundo sindical porque, en última instancia, también de este sector depende el bienestar de aquellos que están bajo convenio colectivo. Si queremos hacer una medida global que sea potente, tenemos que contar con todos los sectores, los del sector formal, los tercerizados y el sector informal. Si no defendemos los derechos de los que no tienen derechos no estamos cumpliendo con el cometido del movimiento sindical.

-Aliados para un modelo alternativo están abordando una serie de problemas. ¿Cómo proponer una solución?

- Tenemos que tener visión capaz de generar un modelo alternativo al capitalismo. Prestemos atención a lo que dice el capital desde los países centrales en relación al futuro del trabajo: afirman que va a crecer el desempleo porque la revolución científico-técnica hará que el trabajo humano sea remplazado por robots. El mensaje es claramente atemorizador, "portate bien, se obediente y no te sindicalices porque de lo contrario vas a quedarte sin trabajo y te vas a morir de hambre", dicen.

-¿Cuál sería nuestra respuesta?

- ¡Pasar al ataque! Nos quieren tener a la defensiva y hay amplios sectores del sindicalismo muy cómodos ahí, al estilo de esos equipos de fútbol que se refugian en su campo esperando que el rival no le meta una goleada. ¡No! Si queremos ganar hay que pasar a la ofensiva y generar situaciones para meter goles. Y esto lo tenemos que hacer a nivel regional, en toda America, proponiendo un nuevo modelo de producción que nos permita industrializarnos, creando puestos de trabajo de calidad y con derechos que nos posibilitará a su vez ir resolviendo las situaciones de pobreza en la que están nuestros pueblos. Está demostrado que exportando materias primas solamente no vamos a resolver las grandes lacras de nuestra sociedad como el trabajo infantil y los problemas de desempleo y subempleo, la informalidad, etc.

-¿Con quiénes contamos para esto?

- Tenemos muchos aliados que pueden ser parte de esta ofensiva de la clase trabajadora. Cuando estaba la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT), antes de la fundación de la CSA, formé parte de un equipo que tenía la tarea de desarrollar la política de alianzas para contener el ALCA y a su vez pasar a la ofensiva. Recuerdo que había compañeros que decían "No, podemos tener aliados pero no con estos ni aquellos porque no son representativos...". Claro que los trabajadores tenemos que liderar esta alianza, pero eso se logra con reconocimiento y si demostramos capacidad, es decir si tenemos organización y visión política para hacerlo.

El movimiento sindical tiene que fortalecerse y desarrollar esta capacidad de liderazgo de manera de poder aliarnos con otros sectores, que tienen los mismos sueños que nosotros, como son el movimiento campesino, los sin tierra, el movimiento sin techo, las organizaciones feministas, organizaciones de DD HH, iglesias progresistas, estudiantes. Con ellos, en primera instancia y naturalmente podemos hacer un frente común que nos ponga a la ofensiva contra este sistema injusto.

Brasil y Venezuela

- ¿Cómo vez la ruptura institucional de Brasil, la persecución a Lula y el intento en Venezuela?

- La Confederación Sindical de las Américas (CSA) se ha expresado claramente sobre el acoso a Venezuela y sobre la situación del compañero Lula. A Lula le están cobrando algunas cosas y yo se lo dije alguna vez: no es sólo el tema Brasileño. Recuerdo unas palabras que dijo Hillary Clinton al prologar un libro de Kissinger y, al referirse a las nuevas potencias regionales, donde mencionaba a Brasil, India y China afirmaba que "las potencias regionales pueden ser creadoras globales de problemas o solucionadoras globales de problemas". Es evidente que una potencia que no es funcional a los intereses norteamericanos es "creadora global de problemas". Lula, que se atrevió a promover en el "patio trasero" de USA la UNASUR, la CELAC, participa del BRIC y propone autonomía del sistema financiero hegemónico es un peligro para ellos. Esta es la factura que le están cobrando.

Creemos que para el capitalismo la Democracia no es una alternativa. Ellos juegan a tener una democracia limitada, de bajo precio y de baja intensidad. Es el autoritarismo lo que mejor le sienta al capitalismo en esta etapa neoliberal y, por el contrario, nuestra tarea como trabajadores es profundizar la democracia.

- ¿Qué valoración hacés del encuentro del SIGTUR en Buenos Aires?

- El Congreso del SIGTUR en Buenos Aires fue muy importante. Discutir "El futuro del trabajo" es muy relevante porque no sólo tiene una importancia económica sino que tiene también una dimensión política. Reivindicamos la necesidad de una mayor participación del Sur en el diseño del mundo y también en el diseño del movimiento sindical. Creemos que el movimiento sindical mundial debe democratizarse. La Confederación Sindical Internacional (CSI) nació con el eslogan "Un nuevo internacionalismo sindical", lo que significa que no sólo el sindicalismo de los países desarrollados debe llevar la voz cantante sino que debe tomarse en cuenta las necesidades, aspiraciones y sueños de los trabajadores y trabajadoras del sur. Recuerdo una anécdota: En el año 1991 recibo una carta del presidente de la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) donde decía que la prioridad del movimiento sindical internacional era resguardar los depósitos que los trabajadores tenían en los bancos ¿Qué depósitos pueden tener los trabajadores de nuestros países? Por todo esto, si queremos un sindicalismo verdaderamente representativo a nivel global, tienen que estar presentes los anhelos y sueños de los trabajadores y trabajadoras de todas las regiones. Por eso es tan importante el SIGTUR, porque es la voz del Sur sindical que se va a hacer escuchar en todos los foros del sindicalismo internacional.

* Equipo de comunicación CTA Autónoma

sitio desarrollado en SPIP