Los huesos de la historia
Martes 13 de febrero de 2018, por Gerardo Delgado *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Muchas situaciones de la vida del pueblo argentino están escritas y consolidadas como datos, hechos y fenomenos historicos. Sin embargo la historia se reescribe, se reinventa y a veces -los mal intencionados sectores dominantes- la inventan, con tal de imponer su propia versión de los hechos.

Compartir este articulo:

* Secretario General de la CTA Autónoma Formosa

Nuestra historia tuvo y tiene facetas violentas. La violencia de los grupos dominantes, (clases sociales, intelectualidad, institucionalidad, credos, etc) siempre o casi siempre fue sutil, aunque cunado no les quedó recursos fue brutalmente expuesta y filmada por su propios ejecutores.

El bombardeo a Plaza de Mayo de junio de 1955 es la muestra más acabada de la violencia ejercida al límite por parte de las FFAA contra civiles y pueblo en general, totalmente indefensos.

Los años de proscripción del peronismo y la cacería política de militantes durante dieciocho (18) años dejó varios miles de muertos inocentes de hombres, mujeres, jóvenes y niños que solo querían un país sin tantas desigualdades.

En todo caso, este período llevó a los años "70 a recrudecer una lucha política que desembocó en el proceso militar que dejó 30.000 muertos, torturados, exiliados y desaparecidos.

También fueron las FFAA el brazo ejecutor de tanta violencia por parte de los sectores dominantes. La excusa fue la instauración de un modelo político, social, económico y cultural que llevaría al país a insertarse en el mundo.

¿Cuál mundo? el mundo hostil de mayor desigualdades, de mayor exclusión y pobreza llamado Neoliberalismo.

Las caras de ese modelo lo estamos viendo con maquillaje democrático, pero con un enorme blindaje mediático y judicial.

La otra cara se resume y resuena en los huesos de la historia, una historia viviente, que tiene a un pueblo que no se resigna a vivir por debajo de la linea de derechos y conquistas, un pueblo que resiste y lucha, que proyecta, se reinventa y construye alternativa; pues esos huesos de la historia de nuestros hermanos muertos por una Patria para todos, son las voces colectivas de un pueblo que no se resigna a perder más.

Hay alternativa, hay futuro, construirlo depende de nosotros.

sitio desarrollado en SPIP