Puja redistributiva
Festival de precarización laboral en Villa María
Sábado 3 de febrero de 2018, por Corresponsalía Villa María *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La Unión de Trabajadores de Estados Municipales de Córdoba (UTEM-CTA), reclamó al intendente de Villa María, Martín Gill, que termine con el trabajo precarizado en el Municipio.

Compartir este articulo:

"Por estos días en Villa María tendrá lugar el Festival Nacional de Peñas. Encuentro artístico con cinco décadas de trayectoria. Al principio se trataba del encuentro de quienes cultivaban el canto y la danza folclórica, pero los tiempos fueron cambiando y también el festival dejó de tener ese color para incursionar en espectáculos de todo tipo: así llegaron otros géneros y artistas internacionales. Cada tanto pudo subir algún valor local. Un capítulo aparte merecen los espectáculos de las pocas claras rendiciones de cuentas de ingresos y egresos económicos del evento, incluso con el costo del techado del anfiteatro municipal donde se desarrolla el mismo.

"Otras cosas también han cambiado. Existen detalles que permiten advertir los tiempos que corren. Es así que algunos empleados municipales se acercaron a la sede de la UTEM para compartir la relación entre el precio de las entradas para asistir al Festival de Peñas y el sueldo que paga el municipio local a sus trabajadores. La comparación más directa y sencilla es la manifestada por una compañera que lleva alrededor de diez años trabajando para el municipio local.

"Su sueldo apenas supera los $10.000 mensuales. Nos dijo: "Con todo mi sueldo no me alcanza para comprarme tres plateas VIP del viernes. Claro que no voy a dejar de comer para ir, pero se supone que tengo derecho a ver mi artista favorito...". Otro compañero, "facturante", señaló que a él le quedan $8.000 por mes luego de pagar el monotributo: "como para ir a Festival estoy. Pagamos cuatro mil de alquiler. Imaginate, los chicos, comen, hay que comprarles ropa y la mutual no me los cubre así que ni te digo si se enferman. En casa no nos alcanza, todo aumenta y aquí nos pagan sueldos de hambre. Si te ven protestar el jefe te llama la atención. Hasta el facebook te vigilan...".

"Los compañeros y las compañeras que manifiestan esto, son empleados municipales bajo una relación laboral precarizada. En el caso de quienes pertenecen a la planta de personal permanente su precarización deviene de los bajos salarios que cobran, pues se trata de montos que no les permite acceder a lo mínimo que necesita una familia. Por estos días las luces del Festival mayor de la ciudad expondrá el rostro más presentable de la ciudad, pero bajo esa superficie está la dura realidad que viven muchos locales, entre ellos nuestros compañeros y compañeras que cobran tan poco en un municipio que no ofrece las mejores condiciones laborales.

"Por el contrario, recordemos que en el último tiempo se produjeron denuncias, por diferentes vías, de malos tratos y violencia por parte de jerárquicos en varias reparticiones. Entre ellas: el Hogar de Ancianos; en el Corralón Municipal; en la Asistencia Pública; en el Registro Civil y en Tránsito. A la par de esto se continúa sin iniciar sumario a quien fuera condenado por la justicia en una causa por acoso laboral y sexual a una compañera municipal. De la mayoría de estos casos se hicieron eco los medios periodísticos locales.

"Desde la UTEM presentamos notas solicitando que se tome en serio la problemática de la violencia y los malos tratos al personal. También pedimos una recomposición salarial y la respuesta, hasta ahora, fue que nos bajaron casi un 3% el poder adquisitivo de nuestro sueldo pues no respetaron lo que las autoridades mismas habían firmado en relación al aumento durante 2017.

"Por más que se quiere presentar otra cosa, la realidad del empleo municipal es terrible. El Intendente suele aparecer hablando de los pases a planta, que no es más que el cumplimiento de la ley (con algunos compañeros mientras muchos más continúan bajo una relación laboral precaria). Es claro que el intendente Martín Gill se ha puesto en contra de los trabajadores: no actúa en los casos de violencia laboral; otorga un aumento mintiendo la variación del IPC; y deja a cientos de trabajadores en la precariedad total.

"Esperamos que tome conciencia de que no existe motivo para tal actitud y trabaje en estos temas. Las luces del Festival, tan querido por todos los villamarienses, están muy lindas pero no alcanzan para solucionar los temas aquí planteados y que son responsabilidad de los funcionarios municipales".

* Equipo de Comunicación de la CTA Villa María

sitio desarrollado en SPIP