" />
Integración regional
Viviana García participó de la Nacional de Salud en Chile
Jueves 28 de diciembre de 2017, por Melissa Zenobi *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Mientras en la Ciudad de Buenos Aires se multiplicaban las movilizaciones para evitar la aprobación de la reforma previsional, en Chile se realizaba la Nacional de Salud, organizada por los sindicatos de ese país afiliados a la Internacional de Servicios Públicos, la cual integra FESPROSA. ACTA dialogó con Viviana García, Directora del IFCI-FESPROSA, quien viajó como invitada argentina para hablar sobre "violencia y acoso en los lugares de trabajo" y del Movimiento por el Derecho a la Salud.

Compartir este articulo:

- ¿Cuáles fueron las principales reflexiones que surgieron de los diferentes espacios de debate de la Nacional de Salud en Chile?

- En relación a la "privatización de la salud", en Chile estaban bastante perplejos porque el encuentro se realizó post elección, donde ganó Pïñera. Los chilenos realmente tienen los servicios públicos muy privatizados, la seguridad social también está muy privatizada, y todo está bajo aseguramiento. Con la llegada de este nuevo gobierno de Piñera, lo que se prevé es que haya más ajuste y sea más neoliberal que el periodo anterior. De todos modos, en todo lo que tiene que ver con la seguridad social, Chile no cambió nada de la política que implementó Pinochet, ninguno de los gobiernos posteriores democráticos hicieron reformas estructurales para garantizar servicios públicos. Incluso Bachelet, en algunos aspectos, profundizó la privatización.

- ¿Qué mirada tienen en Chile de lo que está ocurriendo con la CUS?

- En relación a la Cobertura Universal de Salud (CUS), se habló de la experiencia argentina con el Movimiento por el Derecho a la Salud. Se habló de empezar a trabajar en Chile, de algún modo, en la unificación de los sindicatos de salud que tiene ese país y, por el otro lado, yo expliqué nuestra experiencia: llegó el momento de dejar de ser sindicatos que únicamente levantan la reivindicación del trabajador, hay que empezar a pensar en sindicatos de ciudadanía, donde hay que trabajar con la población, con los movimientos sociales, las organizaciones y las universidades. Es la única vía posible para la construcción de masa crítica que pueda disputar esta hegemonía neoliberal. Los chilenos tienen poca experiencia en el tema, son sindicatos más tradicionales. En cambio en la Argentina tenemos otros recorridos: la CTA nace en 1992 como un nuevo modelo de construcción, organizando a trabajadores formales y no formales, porque todos formamos parte del mundo del trabajo. Discutimos y trabajamos bastante en ese tema, llevé la plataforma nuestra, cómo trabajamos en el Movimiento por el Derecho a la Salud, cómo terminamos el año con el congreso. Ellos empiezan a pensarlo, pero es muy complejo en un sistema donde todo está privatizado, tercerizado.

- A diferencia de la ciudadanía argentina, para los chilenos la salud es uno de los ítems más importantes ¿Por qué?

- Por más mal que estemos en nuestro país, y con todos los problemas que acarrea, en la Argentina tenemos un sistema público de salud que funciona, que le da respuestas a un número muy importante de la población, y desde el cual tenemos para seguir peleando derechos. Chile ha tenido experiencias de salud pública interesantes, pero Pinochet destrozó todo. Creo que en nuestro país se suele tomar mucho más el discurso neoliberal de la década del ´80, donde se sostenía que la salud es algo que forma parte de tu ámbito privado y no es un hecho de ciudadanía. Desde la dictadura, ambos países hemos perdido el sentido de derecho. Sin embargo en Argentina hay derechos que se defienden si o sí: Derechos Humanos. Pero en otros aspectos caló más hondo el neoliberalismo, el consumismo, el capitalismo individualista, donde trabajadores jóvenes no tienen la menor idea de lo que es un derecho y, en este periodo, es un momento de despojo total de derechos.

- ¿Y en relación a la violencia de género y el acoso?

- En este sentido ellos tienen la misma problemática que nosotros. Sin embargo allá hay medidas del gobierno de Bachelet con legislación para buenas prácticas en el ámbito laboral, también se viene trabajando desde el Estado riesgos psicosociales. En el caso de los talleres, trabajamos con dramatización con hechos concretos de violencia que se viven en los lugares de trabajo, para visibilizar qué son los riesgos psicosociales.

-¿Se plantearon planes de acción?

- Si bien desde FESPROSA, con los sindicatos de la Internacional de Servicios Públicos, hace años que venimos articulando, esta vez se establecieron pautas de trabajo conjunto. Hay mucha gente joven, y un gran recambio generacional en la dirigencia de los sindicatos de salud, muchas ganas de saber y de comprometerse y la idea es empezar a transitar un camino conjunto y tejer lazos de unidad en todos los ámbitos que se pueda.

* Equipo de comunicación de la CTA Autónoma

sitio desarrollado en SPIP