Hay Matria y Patria Grande para rato: Somos la resistencia
Viernes 24 de noviembre de 2017, por Andrea Azzetti *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Delegaciones de la ATE y la CTA Autónoma de todo el país participamos de la Jornada Continental por la Democracia y Contra el Neoliberalismo junto a militantes sociales, sindicales y políticos de toda Latinoamérica y el Caribe.

Compartir este articulo:

* Secretaria de Comunicación de ATE Chaco

Si tengo que resumir todo lo vivido allí en Montevideo diría que hay Matria y Patria Grande para rato. Lo digo así porque si algo quedó claro es que no se puede luchar contra el capitalismo sin luchar contra el patriarcado.

Montevideo me demostró que hay resistencia para rato. Invisibilizada por los medios hegemónicos, sí, claro. Mirá si te van a mostrar que a pesar del cerco informativo, de la concentración de la riqueza y del poder, de la invasión cultural y comercial, la resistencia no afloja. Que hay pibes y pibas de países que creyeron haberlos colonizados bien, que se salen del molde impuesto. Como el presidente del centro de estudiantes de Paraguay que pidió la palabra para contarnos, a quienes participamos del taller Soberanía y Democracia, sobre las políticas capitalistas y patriarcales que implementa el gobierno de su país, cuyo accionar se parece mucho al terrorismo de Estado, persiguiendo, encarcelando, torturando y hasta desapareciendo a quienes se resisten y luchan por una patria más igualitaria, libre y soberana.

Denunció de todo, pero hizo hincapié en que en su país las escuelas tienen prohibido enseñar sobre educación sexual integral, así como todo tipo de difusión sobre ideología de género, dejando a niñas y mujeres totalmente desprotegidas ante la violencia machista. Un pibe, paraguayo, defendiendo los derechos de las diversas identidades femeninas paraguayas. “Ese joven no se parece en nada a lo que exponen los medios paraguayos”, pensé. Viajo seguido a Asunción, y no querrán escuchar ni ver la tremenda violencia con la que los medios se dirigen hacia las mujeres.

Pero no nos vamos a hacer lxs sorprendidxs. Los medios de comunicación, las instituciones, la televisión y las iglesias son los aparatos ideológicos del sistema capitalista y patriarcal a través de los cuales construye sentido común y normaliza las relaciones de poder. Naturaliza las asimetrías y desigualdades. Y este entramado invisible pero construido con meticuloso interés es invaluable y muy difícil de frenar.

Por eso, uno de los ejes transversales de la jornada fue la importancia de la construcción de una comunicación popular, no como herramienta para un fin, sino como un fin en sí misma. Como una de las patas fundamentales para la organización y la lucha de la resistencia en Latinoamérica y el Caribe. Para ello es imprescindible estar conectadxs e informadxs sobre cómo va la cosa nuestra Matria y Patria Grande que casi siempre vivencia períodos similares.

Sí, todavía me queda la sensación de que hay resistencia para rato. Cómo no creerlo si pude compartir este encuentro con varias generaciones, donde lxs más experimentadxs como Norita Cortiñas fundadora de Madres de Plaza de Mayo, o el propio Pepe Mujica son respetadxs, admiradxs y escuchadxs por lxs más jóvenes, como lxs cientos de universitarios que participaron o lxs militantes sindicales, sociales y políticos que llevamos unos años levantando nuestras banderas y tenemos a estxs pionerxs como nuestroos faros que nos iluminan el camino por donde avanzar.

Y en ese sentido, también quedó claro, por lo menos para mí, que la resistencia no es el punto de llegada, sino el camino. El largo camino que se reinventa y va tomando nuevos rumbos. Celebro entonces enormemente que la resistencia de toda Latinoamérica y el Caribe haya tomado el camino de enfrentarse al capitalismo patriarcal. O al menos eso se vio en el encuentro donde todxs remarcaron la importancia de encarar la lucha desde la perspectiva de género.

En la mesa del taller al que asistí, además de Norita Cortiñas con toda su experiencia y el presidente del centro de estudiantes de Cuba con toda su juventud, estaba también el presidente de la Asociación Brasileña de Lesbianas, Gays, Bissexuales, Travestis, Transexuales e Intersexo (ABGLT) y la referente de la central de trabajadores de Brasil. Una mesa diversa y heterogénea como Dios no manda, como el patriarcado no permite, como el capitalismo no produce ni consume. Ésa es la resistencia.

Entonces déjenme soñar un rato. Tenemos historia, la sabiduría de lxs experimentadxs. Tenemos futuro, la energía y vitalidad de lxs más jóvenes. Sé que el poder seguirá siendo poder por muchos siglos más. Pero nosotrxs, seguiremos siendo la resistencia. Y sabemos resistir.

Como sindicalista y feminista no concibo la perspectiva de clase sin perspectiva de género (y viceversa). Entiendo que la lucha se da en la calle, marchando todxs juntxs, poniendo el cuerpo, la garganta, levantando las banderas, rompiendo el silencio. Pero la lucha también es simbólica, y es importante cargar la calle de sentido, de un sentido crítico, que interpele a la sociedad, a lxs otrxs oprimidxs que todavía faltan en nuestra marcha. Porque el poder construye sentido, común y hegemónico. Y eso es lo que tenemos que derrumbar.

Estoy convencida de que no nos podemos enfrentar al poder (sistema capitalista y patriarcal) con las mismas herramientas y armas con las que nos oprime. No tenemos posibilidades de ganarle. Nos lleva una historia de ventaja. Pero nos ha ido bastante bien por el camino de la deconstrucción. El desaprender y deconstruirnos para aprender a construirnos. Libres de mandatos y roles sociales, de clase y de género.

Hemos deconstruido mucho. Pero hay que estar bien alertas y atentxs porque siempre anda con la trampa de la construcción de un sentido común que nos ataca y domina. Y permanentemente nos hace la tarea mucho más difícil. Después de hacerle creer a muchxs que un presidente multimillonario no necesita robarle al pueblo, como si el dinero lo eximiera, como si los ricos no tuvieran nada que ver con la pobreza. Ahora mismo nos quieren hacer creer que hay que ahorrar en gasto público y que lxs trabajadorxs del Estado somos un gasto. Pero no es función del Gobierno ahorrar ¿para quién? sino administrar los recursos del Estado para intervenir en las relaciones de poder y garantizar igualdad de accesos y oportunidades.

Ahorrar en gasto público es ahorrar en derechos, a la salud a la educación, al deporte, a la cultura, al trabajo, a la investigación científica. Ahorrar en el gasto destinado para lxs jubiladxs, lxs docentes, lxs niñxs, lxs trabajadorxs.

En las jornadas también escuché mucho decir que el capitalismo está avanzando. Pero ahora no estoy tan segura de ello. Se me viene a la mente la frase de Rosa Luxemburgo “Quien no se mueve, no siente las cadenas”. Y Latinoamérica y el Caribe en los últimos años se movieron bastante a través de algunos gobiernos progresistas, los movimientos feministas, y las organizaciones sociales. Y hoy, estamos sintiendo esas cadenas. El capitalismo es el sistema imperante en el mundo más allá de los diversos regímenes. Es el poder real. Pero lo que avanza son sus métodos coercitivos para ratificarse y perpetuarse. Y eso nos muestra que lo que avanza, en realidad, es la resistencia. Nosotrxs.

Por eso nos quiere adoctrinar y mandó a sus mejores discípulos y a todxs sus soldados a gobernar nuestros países. Sólo lograron unirnos más. Y nos estamos organizando. Reafirmando. Multiplicando. La clase trabajadora es la resistencia y lo seguirá siendo mientras el capitalismo siga siendo el poder. El capitalismo que nos quiere de mano de obra barata para el consumo y enriquecimiento de unos pocos.

Fueron dos años muy duros y se viene lo peor. Hemos perdido algunas batallas pero no nos han vencido. Porque parafrasendo al poeta Darcy Ribeiro "jamás nos pusimos del lado de los que nos vencieron".

Y ésa es nuestra gran victoria.

sitio desarrollado en SPIP