Jujuy: Puja redistributiva
El Ingenio La Esperanza sigue parado por noveno día consecutivo
Martes 1ro de agosto de 2017, por Corresponsalía Jujuy *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Ayer lunes fue el octavo día del paro por tiempo indeterminado que lleva adelante el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio La Esperanza (SOEA-CTA) en defensa de los más de mil puestos de trabajo, frente a la intención del gobernador Gerardo Morales de dejar solo 600 como condición para vender la empresa a un supuesto y aún desconocido grupo inversor colombiano.

Compartir este articulo:

En las últimas horas, el conflicto sumó un ingrediente preocupante. El SOEA emitió un comunicado en el que rechaza los rumores que esparció la policía de Jujuy acerca de que estaban organizando un saqueo a los comercios de la ciudad de San Pedro. La especie circuló porque los comerciantes recibieron avisos de parte de uniformados. “Desmentimos la información que hace circular el gobierno”, dijeron desde el sindicato.

Apenas asumió, hace más de 18 meses, el gobierno de Jujuy inició el proceso de reconversión del polo productivo San Pedro, donde está ubicado el ingenio. Hasta ahora, el plan de Morales para destrabar el conflicto con los trabajadores y sacarse de encima el ingenio no está dando resultado.

El mandatario dice que el inversor, un misterioso grupo empresarial colombiano, va a comprar el complejo industrial solo si se van 400 de los 1080 obreros que tiene hoy.

El sindicato, en tanto, quiere conocer la identidad de los inversores y tratar directamente con ellos la situación de los empleados.

El SOEA denuncia además que Morales desconoce el acta de audiencia firmada por miembros de su ministro de Trabajo y Empleo, Jorge Cabana Fusz; el diputado oficialista Fabián Tejerina en representación del Ingenio, y el secretario de Trabajo y Relaciones Laborales, Juan Ignacio Palermo, el 12 de enero pasado, en la que el gobierno se comprometió a satisfacer los créditos laborales de los trabajadores hasta el momento en que el inversor privado se hiciera cargo, garantizando las fuentes de trabajo hasta la venta. Hasta ahora, lo único que cumplió el gobierno fue pagar el retiro voluntario de 70 trabajadores, aunque parcialmente, porque se liquidaron sumas muy inferiores a las que hubieran correspondido. Estos pagos se concretaron recién después de una asamblea de trabajadores en la que se votó ir a un paro si no se saldaban las cuentas de los retiros. Cronograma de lucha

El lunes 24 de julio los obreros empezaron un paro por tiempo indeterminado, con permanencia en las puertas de la fábrica. Recién ese día, y con la medida de fuerza iniciada, el gobierno depositó los 120 mil pesos que les debía a cada uno de los obreros que aceptaron el retiro voluntario.

Al día siguiente, la Comisión Directiva del Soea se reunió con representantes del Ministerio de Trabajo, para discutir algunos puntos de la demanda, con el objetivo de llegar a un acuerdo e ir resolviendo el conflicto con la fábrica en marcha. Pero el gobierno no dio ninguna respuesta.

Así se resolvió movilizar hacia la ciudad de San Pedro, cabecera de la región, con una marcha que se realizó el miércoles 26 a lo largo de 4 kilómetros, donde los trabajadores fueron acompañados por vecinos, familiares, partidos políticos y organizaciones sociales y de derechos humanos.

La marcha se desarrolló entre cantos y banderas flameando, desde el Ingenio La Esperanza hasta la ciudad San Pedro, de donde son oriundos 90 por ciento de los trabajadores. Fue una caminata, pero tuvieron un gran protagonismo decenas de motociclistas, tocando bocina y haciendo rugir los modestos motores.

Al llegar a San Pedro, los trabajadores fueron recibidos por los vecinos con aplausos y muestras de solidaridad, y fueron a la Municipalidad local a reclamarle al intendente radical Julio Bravo que intervenga directamente en el conflicto. Pero Bravo huyó de la sede comunal.

En ese contexto, el Ministerio de Trabajo y Empleo de la Provincia dictó la conciliación obligatoria y convocó al Soea a una audiencia para el viernes 28 de julio, una maniobra que fue denunciada por el sindicato como arbitraria, “ya que el Estado pretende ser juez y parte en el conflicto, y solo conmina a los obreros a volver a la fábrica sin ningún avance en las negociaciones”.

Esta acción, advirtió el gremio, refleja la orientación del gobierno, que actúa en connivencia con las patronales en esta avanzada sobre las conquistas de los trabajadores.

Así es como el sindicato rechazó la conciliación obligatoria y organizó para el jueves, el cuarto día de paro, una caravana por la Ruta Nacional 34, desde Arrayanal hasta la entrada a San Pedro. En esta oportunidad, el reclamo se centró en la desafectación de los empleados de la fábrica a la jornada laboral de zafra, las precarias condiciones de trabajo y seguridad, y la falta de equipamiento. Y volvieron a insistir en que el gobierno dé a conocer la identidad del grupo inversor, porque quieren sentarse a conversar directamente con ellos.

El viernes, quinto día de paro, el SOEA resolvió en asamblea continuar con la medida por tiempo indeterminado, ante la ausencia de respuestas. Mientras tanto, el gobierno sigue tensando la cuerda y ha amenazado con no pagar los días no trabajados, e inclusive descontarles la quincena. Y salió a los medios a sembrar el miedo, asegurando que la postura del sindicato pone en peligro la venta del Ingenio. “Se están pegando un tiro en el pie”, afirmó el gobernador Gerardo Morales, enojado y desafiante.

Fuente: www.elsubmarinojujuy.com.ar

* Equipo de Comunicación de la CTA Jujuy

sitio desarrollado en SPIP