Libertad y democracia sindical
Remiseros y remiseras de la Ciudad de Buenos Aires tienen su organización gremial
Viernes 28 de julio de 2017, por Inés Hayes *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En la sede de la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma (Perón 3866 de la Ciudad de Buenos Aires) nació ayer un nuevo sindicato, la Nueva Organización Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de la Actividad Remis, que incluye desde quienes manejan un auto, hasta los y las telefonistas.

Compartir este articulo:

La asamblea de constitución de este nuevo sindicato fue a sala llena: Hombres y mujeres trabajadores y trabajadoras aplaudieron con sonrisas la conformación de su organización, que les dará el respaldo que necesiten para alcanzar sus derechos.

“La verdad es que es un gusto tenerlos en nuestra casa”, dio inicio Daniel Jorajuría, Secretario Gremial de la CTA-A. Luego, Luis Fernando Villafañe, el flamante Secretario General de la organización, dijo que habían llegado a este paso por “la necesidad de organizarnos luego de tantos años y apremios que ha tenido la actividad en la Ciudad de Buenos Aires”.

Gustavo Daniel Greco fue el trabajador que condujo la asamblea y dio lectura a la Orden del Día. “Nunca tuvimos una representación desde que empezamos en el año 1995. La mayoría de los que trabajamos en esto ponemos una inversión en la calle para sostener a nuestras familias, hasta ahora estuvimos solos, sin sostén; se viene una lucha difícil pero ya no estamos solos”, dijo Greco.

La asamblea aprobó por unanimidad la conformación del sindicato, así como de sus estatutos sociales y de la cuota sindical, fijada en el 1% de los salarios. Las autoridades también quedaron designadas, además de la adhesión a la CTA-A.

Silverio Gómez, Secretario General de la Unión de Trabajadores de Conductores de la República Argentina (UCRA-CTA), también compartió su experiencia: “Nosotros desde 2003 a la fecha logramos organizarnos en más de 20 provincias, con más de 20 seccionales. La seguimos peleando, no es imposible. Aunque es una lucha muy fuerte, no es imposible. Voy a colaborar con ustedes con nuestra experiencia de cómo construimos un gremio alternativo. Tuvimos enfrentamientos muchas veces con las patotas pero no es imposible, estoy acá para lo que necesiten”.

En relación a los puntos tratados, Daniel Jorajuría explicó: “La cuota sindical no es plata, no es dinero, es una decisión política de los trabajadores si deciden apoyar lo que están construyendo. Esta es la casa para todo esto. De cualquier organización sindical el único sponsor tienen que ser los trabajadores: Bienvenidos entonces”.

En relación a la importancia de la organización, el dirigente subrayó que conformar un sindicato es un paso fundamental porque “dejan de delegar lo que sufren a diario y se hacen cargo ustedes, el futuro no está predestinado: El futuro depende de nosotros. Nos organizamos para tener una representación que nos represente y que cumpla sus objetivos. El capital precariza para que no nos podamos organizar, para que no tengamos representación, no podamos negociar, nos exploten más y nos paguen menos”.

En ese sentido, Jorajuría remarcó: “Nos organizamos para tener un nivel de representación que nos permita obtener nuestras demandas. La organización como autodefensa de los trabajadores, en defensa de la explotación del Capital. Es fundamental dejar de andar individualmente y organizar una organización sindical, valga la redundancia, para la defensa de nuestros intereses. Y lo hacen en el marco de la CTA, que nació a principios de los Noventa cuando claudicaba la CGT, en un contexto mundial que no se aleja tanto de lo que estamos viviendo hoy”.

Para recordar los ’90, Jorajuría habló de las políticas neolilberales de Margaret Tatcher, en Inglaterra y de Ronald Reagan, en Estados Unidos. “Allí cuando en los Noventa la CGT dice que va a ser la garante de las políticas del gobierno de entonces (flexibilización de las relaciones del trabajo, baja de los salarios, privatización de los servicios públicos), menos mal que nació la CTA. La CTA y sus fundadores tuvieron la visión de lo que iba a pasar en la Argentina. La CTA nació bajo el principio fundamental que es la autonomía de cualquier poder político, gobierno o grupo económico. Y tuvo un principio fundamental que fue albergar a todos los trabajadores y trabajadoras: activos, jubilados, desocupados, cooperativistas”, explicó Jorajuría.

Otra de las cuestiones que remarcó el dirigente fue que la CTA nació también bajo el principio de la solidaridad de clase y contó cuando Mario Barrios, actual secretario de Acción Social de la CTA-A, fue despedido de su trabajo, luego de construir un camping en Avellaneda, cuando quiso entrar al camping, la UOCRA, sindicato del que había sido secretario de acción social, no lo dejó entrar porque había sido despedido. Por eso Jorajuría destacó que la CTA nació para albergar a todos los trabajadores, independientemente de su condición.

Antes de finalizar, dijo además que este es un país riquísimo, pero que sin embargo, “tenemos la leche más cara después de Canadá, en el mundo, ¿es por el costo de los trabajadores rurales?”, se preguntó. “No, es por las políticas económicas. La organización de ustedes hoy es un foco de oxígeno hacia nuestra Central, hay que trabajarla, desarrollarla, para hacer frente a toda esta situación por la que hoy atravesamos los trabajadores y trabajadoras y cuenten con nosotros cada vez que lo necesiten”, concluyó Jorajuría ante la alegría de todas y todos los presentes.

* Equipo de Comunicación de la CTA Autónoma

sitio desarrollado en SPIP