Nuestro triunfo es que las luchas de género lleguen a cada sector de trabajo
Domingo 18 de junio de 2017, por Silvia Leon *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La semana pasada el Ejecutivo de El Soberbio (provincia de Misiones) intentó avanzar con una reforma del estatuto que violentaba los derechos las mujeres trabajadoras.

Compartir este articulo:

* Secretaria de Organización de ATE Nacional y Secretaria de Género de la CTAA Nacional.

La respuesta de ATE, con paros y movilizaciones, lo obligó a dar marcha atrás. Que los reclamos de las mujeres no sean reclamos marginales sino que estén instalados como luchas centrales de nuestro sindicato es la clave de este logro de las y los municipales.

La ordenanza derogada, entre otros atropellos, recortaba de 135 a 90 días las licencias por maternidad, restringía los tiempos para la lactancia materna, establecía que los días de descanso anual se contabilicen de corrido y no días hábiles, y quitaba bonificaciones por insalubridad a numerosos sectores, además de restar derechos de representación gremial.

Hay que mirar el contexto: esto está enmarcado en el poder feudal que siguen teniendo los intendentes sobre la vida de los trabajadores y trabajadoras que están en peores condiciones salariales y laborales, como son los municipales. Repudiamos que aún no haya Convenios Colectivos para municipales, lucha que ATE sostiene como prioridad desde hace años.

Este triunfo muestra que cuando las trabajadoras y trabajadores nos organizamos podemos enfrentar, revertir y condicionar el poderío unipersonal que tienen los gobernantes en todos los niveles. Que los reclamos de las mujeres no sean reclamos marginales sino que estén instalados como luchas centrales de nuestro sindicato es la clave de este logro de las y los municipales.

Nuestro triunfo es que las problemáticas de la mujer trabajadora y los temas de género se aborden y se luchen en cada sector de trabajo, tal como se hizo en El Soberbio y en ARBA, en Provincia de Buenos Aires, donde la lucha de las trabajadoras hizo retroceder al Gobierno con las cláusulas de presentismo y productividad.

sitio desarrollado en SPIP