Patria Justa
Jueves 11 de agosto de 2016, por Juan Carlos Giuliani *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Como corolario de una construcción federal a lo largo y ancho del país, ganamos nuevamente las calles y las plazas de la Argentina para ponerle un freno a la política de ajuste, despidos y tarifazos del Macrismo. Es tiempo de hacer lo que tenemos que hacer para que no avance el revanchismo de los patrones en contra de los trabajadores. Para recobrar la Justicia Social.

Compartir este articulo:

* Periodista. Vocal de la Comisión Ejecutiva Regional de la CTA Autónoma Río Cuarto. Secretario de Relaciones Institucionales de la CTA hasta septiembre del 2018.

El atropello sistemático de este gobierno contra los derechos de la clase obrera y el Movimiento Popular sólo será revertido con organización, unidad y movilización. De lo contrario van a seguir escalando con la escandalosa transferencia de ingresos desde los sectores asalariados a los grupos concentrados.

Están tan envalentonados que -como un globo de ensayo- ya hablan de modificar el Sistema Previsional para extender la edad jubilatoria, cuando la lógica indica que en un momento de crisis y recesión económica -como la actual- lo aconsejable para combatir el desempleo juvenil sería reducir la edad para jubilarse, en lugar de ampliarla para seguir exprimiendo a los laburantes hasta el último aliento.

La medida que hemos impulsado desde la CTA Autónoma con un conjunto de organizaciones y movimientos sociales se manifestará hoy con distintas modalidades según cada sector, cada región y cada provincia. Lo importante es expresar nacionalmente en una acción unitaria nuestro reclamo para que cesen los despidos y suspensiones, por la reapertura de paritarias para combatir la inflación, avanzar en la lucha contra el hambre y la pobreza y rechazar la criminalización de la protesta social.

La pobreza, a estos niveles vergonzosos, la inventó la tiranía oligárquico-militar masacrando a 30.000 compañeros para imponer el Plan Económico de Martínez de Hoz y, desde entonces, no se fue más. Ningún gobierno de la democracia del ’83 para acá le puso el cascabel al gato. Actualmente seguimos teniendo casi los mismos niveles de pobreza del 30 por ciento, o más, que en los años de plomo. Lo más grave de todo es que ya no es tan solo pobre el que no tiene trabajo, sino que casi la mitad de la fuerza laboral no alcanza a ganar el Salario Mínimo, Vital y Móvil.

Para afrontar este desafío y denunciar que el hambre es un crimen, tenemos que tener la capacidad de discutir lo que nos pasó y lo que viene desde la integralidad de una estrategia política de poder popular.

Vamos a ganar la calle para protestar contra las políticas antiobreras y antipopulares de Macri, pero también las de los gobernadores del Frente para la Victoria Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Alicia Kirchner (Santa Cruz) y Alberto Weretilneck (Río Negro); de los radicales Alfredo Cornejo (Mendoza) y Gerardo Morales (Jujuy) y las que aplica esa maquinaria electoral y unidad de negocios que montaron la UCR y el PJ -el Frente Renovador- en Misiones.

Por lo tanto, este 11 de agosto es una Jornada Nacional de Lucha para enfrentar el ajuste, los tarifazos y la entrega del patrimonio nacional por parte de un gobierno que no deja de sumar pobres al desamparo y de desconocer los derechos a los trabajadores. Y será otro mojón en esta etapa de resistencia al avasallamiento oligárquico construyendo unidad, organización y poder popular.

sitio desarrollado en SPIP