Integración regional
Decodificando el “No” a Evo Morales
Viernes 26 de febrero de 2016, por Mariano Vázquez *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Por estrecho margen, la ciudadanía boliviana decidió que no se modifique la Constitución Política del Estado para permitir que el presidente Evo Morales se presente en 2019 a un cuarto mandato. Un mensaje que no es univoco y también alcanza a la dispersa oposición.

Compartir este articulo:

Se trata de un hecho inédito: por primera vez en diez años Evo Morales perdió en las urnas por lo que el 22 de enero de 2020 le entregará la banda presidencial a una nueva figura. Se convertirá así en el mandatario con más permanencia en el poder con 14 años continuos. Será también quien cambió de manera más radical Bolivia dando visibilidad, protagonismo y derechos a las históricas mayorías sojuzgadas.

A continuación aporto diez ideas-ejes sobre este referendo histórico en Bolivia donde por primera vez se consultó al pueblo si quería modificar un artículo de su Carta Magna.

1) Apenas 135 mil votos separaron al “No” del “Sí”. El proceso de cambio tiene un desafío hacia 2019, pero la oposición, sin liderazgos nuevos, con políticos anclados al pasado neoliberal y privatizador, también.

2) A pesar de que es la primera derrota del presidente Evo Morales en 10 años, su figura muestra que conserva un voto duro, que no es transferible y que cree en su líder sin fisuras. También el Movimiento al Socialismo (MAS) se consolida como el único partido de alcance nacional.

3) La oposición no puede hablar de dos Bolivias, no tiene liderazgos nacionales, no tiene aún figuras carismáticas y un programa común. Incluso muchos votantes del “No” los ven como candidatos del pasado, que deben dar paso a nuevas generaciones. Se podría inferir que ese “No” también fue para ellos.

4) El arco opositor no se puede arrogar este resultado. Una porción del voto al No reconoce el rol de Morales como presidente, como gestor eficiente y estadista. Reconoce los avances históricos del país, pero no aceptaba esta enmienda.

5) Ahora el proceso de cambio de cambio tiene que pensar sucesor, renovar liderazgos, redefinir alianzas erradas y hacer autocrítica.

6) Es muy difícil que el “No”, que se unió solo para oponerse a Evo Morales, pueda ir a una candidatura común en 2019.

7) Sin proyecto, sin ideas. Gran parte de los votantes del “No” saben que no hay un proyecto de país serio en las huestes opositoras.

8) La guerra sucia contra las máximas figuras del gobierno también jugó su rol en este referendo. No se veía tanta mugre desde 2008 con un terrorismo mediático que buscó poner en el eje de campaña el ataque a las máximas figuras del proceso de cambio y no el debate sobre el proyecto de país.

9) Las redes sociales jugaron un rol de multiplicador de mentiras, donde no hubo ni ética ni moral en pos de calumniar al proceso de cambio. Fueron eficaces y el “Sí” no pudo contrarrestarlo con eficacia.

10) Y no nos olvidemos que la Embajada de EE.UU. apoyó, promovió y financió esta campaña sucia para que gané el “No”.

* Periodista argentino. Productor de la corresponsalía en La Paz de HispanTV. Productor general de 23 Minutos, noticiero internacional del canal estatal BoliviaTV y coordinador de piso y co-conductor de Contextos, programa radial y televisivo que se transmite por la Red Patria Nueva y el canal Abya Yala.

sitio desarrollado en SPIP