Cáncer
Martes 10 de noviembre de 2015, por Jorge Yabkowski *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La polémica suscitada por los tuits del ministro de Salud nacional, Daniel Gollán, obliga a una reflexión más profunda sobre la problemática oncológica en la Argentina. Decir, en primer lugar, que desde el punto de vista legal el Estado, las Obras Sociales y Prepagas están obligados a cubrir los tratamientos por medio de diversas normas legales, desde convenios internacionales y fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, hasta normas especificas, como el Plan Medico Obligatorio (PMO).

Compartir este articulo:

* Secretario de Salud Laboral de la CTA. Presidente de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA-CTA)

Las garantías aludidas no han sido óbice para que durante estos años se reiteraran dificultades en el acceso práctico al derecho. En la medicina pre paga y la seguridad social, la judicialización de negativas a la provisión de tratamientos fue moneda corriente. En el sector público, los cíclicos faltantes en los Bancos de Drogas han provocado un sinnúmero de movilizaciones de pacientes y familiares. El peligro al cual aludió el Ministro ya ocurrió y en más de una ocasión.

Otro aspecto silenciado es el de los factores de riesgo.

El 13 de octubre pasado, la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA-CTA) envió una nota a los seis candidatos que competirían en la elección del 25 pidiendo definiciones sobre diversos temas: Apoyo a la Salud Pública, situación de los trabajadores y situación de la salud socio-ambiental.

Entre los factores de riesgo, está el más extendido agente cancerígeno que circula hoy en la Argentina: El glifosato. El más usado de los agrotóxicos se vierte en un volumen de 350 millones de litros anuales en nuestro territorio.

Decíamos entonces:

"El 5 de junio de 2015, varias ONGs, colectivos sociales del país, cátedras de la Universidad Pública y profesionales de la salud, el derecho, las ciencias sociales y agrarias, realizaron una presentación ante el SENASA a fin que inicie el procedimiento de Análisis de Riesgo de todos los registros con el principio activo Glifosato, conforme lo establece el Punto 3 del Capítulo 18 de la resolución SENASA 350/1999. El glifosato fue declarado como "cancerígeno para los seres humanos" (Grupo 2A) por el informe del mes de marzo de 2015 del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, órgano que actúa dentro del marco de la Organización Mundial de la Salud".

Hasta hoy, ni el SENASA ni el ANMAT (aún luego de nuestra denuncia sobre su presencia en insumos higiénicos y sanitarios) tomaron cartas en el asunto.

Y ninguno de los dos candidatos que competirán el 22 de noviembre respondió a la carta que les enviáramos el 13 de octubre ni se pronunció sobre el acuciante problema de los agroquímicos.

Un silencio que aturde.

sitio desarrollado en SPIP