Elecciones presidenciales 2015
Mauricio Macri recibió a la conducción de la CTA Autónoma encabezada por Pablo Micheli
Martes 6 de octubre de 2015, por Paola Albarello *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Ayer por la tarde, y en el marco de una ronda de reuniones que se está llevando adelante con los seis candidatos a suceder a Cristina Fernández el próximo 10 de diciembre, el secretario General de la CTA Autónoma Pablo Micheli, junto al secretario de Organización Carlos Chile, el secretario de Derechos Humanos Hugo Blasco, el secretario de Salud Laboral Jorge Yabkowski, el Director del Observatorio Jurídico Horacio Meguira y el secretario General de la CTA-A Capital José “Pepe” Peralta, mantuvieron una reunión en la nueva sede del Gobierno de la Ciudad ubicada en Parque Patricios con el actual jefe de Gobierno Porteño y candidato a presidente de Cambiemos Mauricio Macri. En la línea de lo resuelto oportunamente por la mesa de la CTA-A Nacional, se le hizo llegar una carpeta con los reclamos prioritarios para la Central.

Compartir este articulo:

Al respecto, Micheli resaltó: “Fue una reunión muy cordial, de aproximadamente una hora donde pudimos entregar el documento ’Compromiso para la Argentina que se viene’. Para la CTA-A es un gran gesto que nos haya recibido junto a parte de su equipo y de su compañera de fórmula Gabriela Michetti”. Asimismo, Micheli expresó las expectativas de que el futuro gobierno no discrimine a "los opositores" tal como sucedió durante los sucesivos mandatos del actual gobierno.

Luego de hacer una breve historia de la CTA y distinguir con claridad que “somos una Central de Trabajadores, no una Confederación de Sindicatos y por ello la presencia de movimientos sociales y otras formas de organizaciones de trabajadores”, el líder de la CTA Autónoma resaltó la predisposición a acceder a los funcionarios para poder transmitir la inquietud de “nuestros compañeros y poder gestionar las peticiones”.

En otro sentido, Micheli expuso sobre el pliego de reivindicaciones, resaltando la necesidad de que el futuro gobierno cumpla con las observaciones oportunamente efectuadas por los organismos de control de la OIT respecto de la libertad sindical que en fallos sucesivos reiterara la Corte Suprema de Justicia. A su vez, hizo especial hincapié en los conflictos y la necesidad de establecer diálogos en la diversidad y respetando las posiciones que cada sector mantiene. Remarcó también la necesidad de que el modelo sindical argentino se adecue a la pluralidad democrática tal como sucede en la gran mayoría de los países de América y Europa.

Por su parte, Carlos Chile hizo alusión a su condición de dirigente social y a la experiencia que se desprende de los años que estuvo a cargo de la Secretaría General de Capital Federal, al mismo tiempo que subrayó la necesidad de participar en planes de vivienda, de acceso a la salud, a la educación, los cuales “se logran si existe interrelación entre los representantes sociales y el Estado”, confirmó. En este marco, trajo a colación el ejemplo de Misiones donde se logró que el Estado provincial repartiera más de treinta y cinco mil hectáreas de tierra para el campesinado.

Horacio Meguira caracterizó la etapa del conflicto y manifestó que “gran parte de los mismos se canalizan por vías no institucionales”. En este sentido enfatizó la “necesidad de dialogar ya que este ida y vuelta es imprescindible al momento de intentar canalizar y resolver la alta conflictividad social y sindical. El pacto social no garantiza la paz social si no se efectúa con los representantes "reales", explicó.

Hugo Blasco puso de relieve la situación de la Justicia Nacional y Provincial y remarco la necesidad de reformar aspectos esenciales. Hizo una síntesis de la posición de la Federación Judicial en cuanto a la responsabilidad del poder político en modificar la actual situación de colapso e insistió en que la ciudadanía debe tener una participación directa en la elección de los jueces.

Por su parte, Mauricio Macri agradeció la visita y manifestó su interés de modificar las instituciones del Estado. Hizo hincapié en que el actual gobierno gestiona hace más de 25 años y ha quedado demostrado que hubo verdaderos retrocesos en el crecimiento y en la distribución del ingreso. “Vivimos una sociedad injusta donde gran parte de la población no alcanza sus necesidades básicas”, sostuvo.

En cuanto a Gabriela Michetti, hizo alusión a la pobreza estructural y la modificación de los valores que se genera cuando la misma se profundiza de generación en generación. “En los barrios marginales la expectativa de vida cada vez es más reducida, los jóvenes no piensan en superar los 30 años de vida. El valor de la vida como condición se ha degradado al punto que la muerte en muchos casos se ha "naturalizado"”, lamentó.

Ambos confiaron en que van a ganar las próximas elecciones, y que su gobierno va a estar dirigido a los sectores más vulnerables y necesitados.

Finalmente, Jorge Yabkowski cerró con el reclamo sobre el presupuesto del Hospital Garraham, a lo que el jefe de Gobierno respondió manifestando la necesidad de su nacionalización.

Este martes será el turno de Adolfo Rodríguez Saá, quien se acercará a la sede de la CTA-A ubicada en Lima 609 para seguir avanzando en la agenda de reuniones pactadas.

* Equipo de Comunicación de la CTA

sitio desarrollado en SPIP