Brasil en la encrucijada
Jueves 2 de julio de 2015, por Jorge Yabkowski *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En pleno centro de San Pablo está la sede de la Confederación Sindical de las Américas (CSA). Es primero de julio y acaba de finalizar la reunión de sindicatos de salud de la ISP. Representan centenares de miles de trabajadores públicos y privados de todo el país.

Compartir este articulo:

* Secretario de Salud Laboral de la CTA. Presidente de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA-CTA)

La gran mayoría simpatiza con el gobierno y la figura de Dilma.

Por ello es llamativa la dureza con la que han descripto (y criticado) una politica laboral y sanitaria que puede enterrar definitivamente la consigna "salud derecho de todos y deber del Estado" con la cual se construyó desde 1988 el sueño del SUS,el Sistema Único de salud.

Números gigantes

El SUS garantiza en teoría la atención universal y gratuita de 160 millones de brasileños como derecho de ciudadanía.

Con hospitales públicos y centros de salud desfinanciados, tercerizaciones y precarización en buena parte del territorio, esa garantía es sólo una expresión de deseos.

En paralelo, el sector privado ( llamado medicina complementaria) no deja de crecer. Hoy brinda atención a 50 millones de brasileños y como mercado supera en más del doble a toda Latinoamérica junta, de Rio Grande a Tierra del Fuego.

El volumen de dinero que maneja llega a casi el 4% del PBI y ya supera levemente al gasto estatal consolidado.

El paquete del asombro

Los sindicatos debatieron sobre tres ejes de la política de Dilma:

a) Apertura al capital extranjero. La Ley de Inversiones Extranjeras del gobierno del PT propugna un marco por el cual ya varias de las empresas de salud han sido adquiridas por capitales norteamericanos. Los reyes de la salud privada entran y se instalan en el mayor mercado de América Latina y el Caribe.

b) Tercerización laboral. La ley 4330 ya fue votada en ambas cámaras y está en presidencia a la espera de su promulgación. Se levanta en ella toda restricción a la tercerización laboral. En salud, decenas de estados y municipios tercerizan a manos de "OS" (organizaciones sociales) sus responsabilidades de prestar servicios del SUS. La ley 4330, si no es vetada por Dilma, profundizará el proceso de precarización laboral.

c) Brasil no tiene Obras Sociales. Está el SUS. Sin embargo, el lobby empresario está batallando para que se les permita afiliar a todos sus trabajadores (como parte del salario) a un Seguro Privado. Hoy este fenómeno crece pero su universalización en el ámbito del trabajo registrado daría al SUS un golpe de muerte, dejándolo en un lugar marginal para atender sólo a la población mas pobre, carente de todo derecho.

Dilema Dilma

Los sindicatos, a la hora de analizar acciones, dejaron de lado sus simpatías político-partidarias. Fue claro para todos que estos avances contra el SUS y los derechos ciudadanos son también duros golpes para los trabajadores de salud.

Aprobaron un menú de trabajo que incluye desde el lobby parlamentario hasta la acción de inconstitucionalidad contra estas leyes, amén de movilizaciones locales y nacionales.

En México, los sindicatos de Salud de la ISP aprobamos una movilización continental para el 17 de septiembre, contra las privatizaciones y por nuestros derechos laborales.

Brasil será, sin duda, un epicentro de esa jornada.

sitio desarrollado en SPIP