Falleció Norma Giarraca
Martes 9 de junio de 2015, por Marta Maffei *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Socióloga, investigadora incansable del modelo agropecuario Trabajó en el Ministerio de Agricultura en la Dirección de Economía y Sociología hasta 1976. Después la Dictadura forzó su exilio: Europa primero y México después.

Compartir este articulo:

* Docente. Ex Secretaria General de CTERA. Ex Secretaria Adjunta de la CTA. Diputada Nacional (MC) por Unidad Popular (UP)

Volvió a la Argentina en democracia para sumarse a Educación y Filosofía en el CONICET.

Fue la creadora de la cátedra de Sociología Rural y del Grupo de Estudios Rurales. También fundó el Grupo de Estudios de los Movimientos Sociales en América Latina..

Investigadora del Instituto Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y de CLACSO y directora de la Maestría de Investigación Social de la UBA.

Produjo innumerables aportes al conocimiento del campo popular: libros, trabajos de investigación, conferencias, clases y un infatigable compromiso con la transformación social.

Si bien su preocupación central y el principal objeto de sus investigaciones fue el modelo agropecuario, en su enfoque privilegió siempre a los campesinos. los trabajadores rurales, los pequeños productores y sus vicisitudes a partir de la agricultura industrial y el agronegocio.

Sus trabajos han sido una referencia académica y una guía para las organizaciones y movimientos sociales.

Norma Giarraca escribió y habló con claridad y compromiso, pensando el país y su gente desde las alternativas al saqueo y la explotación.

Sus reflexiones, sus aportes, sus miradas molestaban al poder porque se dirigían punzantemente a la descontaminación cultural, esa que nos inmoviliza porque nos impide creer en nosotros mismos y buscar juntos alternativas para salir del atolladero.

Norma la que nos advirtió tempranamente que después de la etapa neoliberal, el capitalismo volvería a mimetizarse en el “desarrollo productivo” para arrasar América Latina con el saqueo a nuestros bienes naturales: minerales, tierra, bosques, pesca….

La que denunció la sojización y el agronegocio como parte de la infinita explotación del suelo tan mimetizada con el negocio y la especulación, como lejos del alimento y la nutrición de nuestro pueblo.

La que señaló una y otra vez la cooptación de funcionarios por parte de las multinacionales de los transgénicos, agroquímicos y biocidas; ésas que se apropian de las semillas, de la biodiversidad, ésas, las profetas del monocultivo y el latifundio genético, las que siembran y abonan el camino de malformaciones genéticas, abortos espontáneos, cáncer, alergias….

Norma, la que nos urgía a no abandonar el pensamiento crítico para poder comprender y asumir nuestro puesto de lucha, construir el conocimiento alternativo, generar nuestra propia ingeniería, nuestras tecnologías, profundizar nuestra identidad para salir del colonialismo y la entrega que, además de destruir nuestros bienes naturales, debilita, desnaturaliza nuestra democracia vaciándola de justicia, de legitimidad y de futuro.

La que nos instó desde el ejemplo y el infinito compromiso con una ciencia no cooptada, a mantener la alianza con nuestro pueblo.

Norma, la querida compañera que nos dejó ayer.

Tal parece que la vida nos lastima una vez más llevándose a compañeros que como Norma y Andrés Carrasco nos despiertan, nos convocan, nos ayudan…

Tendremos que redoblar el esfuerzo para que sus enseñanzas, sus caminos abiertos, sigan alentando el cambio indispensable para reconstruirnos de la crisis sistémica que nos envuelve.

Gracias Norma.

sitio desarrollado en SPIP