La Argentina necesita escuchar al ministro de Salud
Jueves 14 de mayo de 2015, por Jorge Yabkowski *

Según la página de la Casa Rosada, el doctor Daniel Gollán es el Ministro de Salud de la Nación. Sin embargo, algunos hechos ocurridos desde su asunción parecen ponerlo en duda.

Compartir este articulo:

* Secretario de Salud Laboral de la CTA. Presidente de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA-CTA)

A pocos días de su juramento el doctor Gollán manifestó públicamente lo que quienes lo conocen afirman es su íntima convicción: La despenalización del aborto, como tema de Salud Pública, debería entrar en la agenda del Estado.

La reprimenda que recibió del sanitarista Aníbal Fernández, por orden de la Presidenta, fue feroz, y el doctor Gollán debió guardar sus convicciones en un baúl de su altillo con cuatro candados.

Por razones todavía poco claras la Presidenta llamó hace poco más de un mes al director de AFSCA, Martín Sabatella, y le pidió que se haga cargo del único Hospital de envergadura que administra el Ministerio de Salud de la Nación.

Nuevamente el sanitarista Fernández fue el encargado de anunciar la novedad en los medios.

El doctor Gollán volvió a brillar por su ausencia.

Otro sanitarista de larga trayectoria académica, el señor Spina, presidente del Deportivo Morón, se convirtió en jefe político del Hospital más grande de la Argentina.

Hace algunas semanas la Organización Mundial de la Salud declaró potencialmente cancerígeno al herbicida más usado en nuestro país: El glifosato.

Más de 200 millones de litros al año caen sobre la porción del suelo argentino donde viven 13 millones de personas.

Arreciaron desde entonces los pedidos para que se prohíba esta sustancia.

Dicha prohibición es una facultad de ANMAT, organismo dependiente del Ministerio de Salud nacional. El silencio del doctor Gollán sobre este tema ha sido, otra vez, absoluto.

¿No será hora de que el sanitarista Aníbal Fernández se haga cargo definitivamente del Ministerio de Salud de la Nación?

Intendente, senador, ministro de Trabajo, de Justicia, de Interior, Jefe de Gabinete...

No sabemos cómo resultará su incursión en este nuevo rubro, pero estamos seguros, al menos, que no será en silencio.

sitio desarrollado en SPIP