El paro del 31: Una bola de nieve
Sábado 28 de marzo de 2015, por Jorge Yabkowski *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Desde el año 2006 el Impuesto a las Ganancias sobre las personas físicas creció el 1100%. Un millón docientos mil trabajadores en los cálculos optimistas y hasta 2 millones en otras estimaciones pagan hoy tributo por su salario, lo que ya representa un tercio de todo el ingreso fiscal por el impuesto.

Compartir este articulo:

* Secretario de Salud Laboral de la CTA. Presidente de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA-CTA)

El discurso oficial sostiene que los trabajadores ricos financian con su aporte los planes sociales. Ya nadie lo cree.

En un país donde los pobres pagan un IVA del 21% (cuando en los países ricos ronda entre el 8 y el 10%), cuando los egresos fiscales por subsidios a la energía y el transporte triplican el volumen del gasto en planes sociales, cuando sigue sin gravarse a la Renta Financiera y la Renta Minera paga impuestos ridículamente bajos, hablar de que el Impuesto al Salario es redistributivo, como mínimo, falta a la verdad.

Por eso la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA), junto a otros gremios de la CTA severamente afectados por el impuesto impulsa la campaña por la derogación del Impuesto a las Ganancias como reivindicación jerarquizada en el marco del programa común de acción gremial.

Si la sensación de injusticia no fuera tan flagrante el paro no se hubiese instalado como lo hizo, con prescindencia de la trayectoria gremial más que dudosa de sus convocantes iniciales.

La lucha por la libertad y la democracia sindical se hace en el aquí y el ahora.

Si esperamos para defender nuestros derechos a que el movimiento obrero se democratice definitivamente la primera huelga pura la van hacer nuestros nietos.

Por eso es que el 31 de marzo, orgullosa y activamente, nuestra FESPROSA parará en el marco de la CTA Auténtica, construyendo fuerza movilizada para seguir peleando por nuestros derechos, por la derogación del Impuesto al Salario y por una Reforma Impositiva integral, que instaure justicia fiscal en un país donde, todavía, los pobres pagan más impuestos que los poderosos.

sitio desarrollado en SPIP