Derechos humanos
Aniversario de la Masacre de Puente Pueyrredón
Viernes 24 de junio de 2011, por Corresponsalía Capital Federal *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El 26 de junio de 2002 en nuestro país las fuerzas de seguridad del Estado asesinaron a Darío Santillán y Maximiliano Kosteki en el marco de una represión al por entonces movimiento piquetero que se había movilizado en la zona sur del conurbano en demanda de mejoras sociales.

Compartir este articulo:

"La CTA se suma a la jornada cultural prevista para el sábado 25 de junio desde las 12 horas y participa también de la marcha que se hará el domingo 26, día en el que se cumplen 9 años de la fatal represión, desde las 11 horas en el Puente Pueyrredón.

Rodrigo Segovia es miembro del Movimiento de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón (MTD), agrupamiento político que forma parte de la CTA y en el cual participaban Darío y Maxi, y en el marco de este aniversario escribió unas palabras en ese sentido:

Después de 9 años de la masacre del Puente Pueyrredón quisiera contarles algún aspecto nuevo. Pero no lo logro diciéndoles que ese 26 de junio del 2002 salimos contra el mega-ajuste, para que no lo paguen los que menos tienen, para vivir en una sociedad que el trabajo no sea un lujo y para que el pueblo sea protagonista de estos cambios. Tampoco lo logro contándoles que Darío volvió por un Maxi mal herido a punto de morir, sin conocerlo y para que no muera solo. Lo acompañó hasta con su vida y nos enseño a todos qué es ser un compañero de lucha. La verdad es que no logro ningún avance.

Por ahí mejoro mi relato si les cuento en que momento se inscribe este 26 de junio. Después de las muertes de los chicos de Bariloche, de Luciano Arruga, de Mariano Ferreyra, los Qom y las muertes del Indoamericano, este 26 se inscribe en un incipiente rebrote de lucha, de un gobierno que fue superado por los reclamos sociales y que sus fuerzas de “seguridad”, por lo menos, dejan mucho que desear. Hay quienes afirman que en realidad su política es “esta seguridad”, como fue en el caso de la represión al tren “saqueado” en José León Suárez, con los dos chicos muertos en ese hecho confuso.

En un contexto en que cada bandera del campo popular es disputada por el gobierno nacional, a veces con mejores y otras con peores argumentos, nos cabe a todos preguntarnos ¿qué unidades construimos?, y ¿cómo luchamos en una etapa donde hay reactivación económica? Un debate profundo recorre a las organizaciones sociales discutiendo sus debilidades, sus divisiones, su fragmentación. Con cada vez suenan más propuestas de construir espacios comunes y diversos de discusión y construcción colectiva.

Porque a diferencia del 26 de junio del 2002 mucha gente discute fuertemente dentro de la institucionalidad electoral que si continuamos sin un espacio que sea opción de poder vamos a otra oleada de incorporación al sector político que representa el gobierno nacional o de otra opción que no sea una propia de las organizaciones sociales, como ese lugar donde se construye una nueva subjetividad.

Los sectores populares estructuralmente estamos fragmentados a pesar del crecimiento económico, unos con empleo formal, en su mayoría en manos de la burocracia sindical, otros fuera de esta formalidad con trabajos precarizados y por último los que escuchan de bonanzas económicas sin poderla conocer. La unidad que tiene que superar esta división estructural, que nos sitúa un paso atrás de la necesidad de un proyecto político, y que pueda con esta Argentina llena de dolores.

Este 26 debe ser por obligación un grito de unidad (más allá del “mal uso” que tenga esta palabra). Un grito de unidad de clase y en especial de las organizaciones sociales; de espacios de construcción real de unidad. De que las banderas de la lucha se construyen con unidad y que la disputa viene en tanto y en cuanto no ponga en peligro estos objetivos. Y este 26 tiene su objetivo bien concreto, que es hacer un corte del puente con acto por Justicia por Darío y Maxi, para que el ex-presidente Eduardo Duhalde vaya preso por ser responsable de la masacre del Puente Pueyrredón, si es un grito como un solo puño para que haya justicia, para que el Estado garantice la justicia, que un asesino es un asesino, por más que sea ex-presidente, lo cual lo convierte dos veces responsable política y judicialmente; y que no puede ser candidato mas que a la cárcel".

Fuente: www.ctacapital.org.ar

* Equipo de Comunicación de la CTA Capital Federal

sitio desarrollado en SPIP