Integración regional
Encuentro para la formalización laboral en América Latina y el Caribe
Martes 29 de octubre de 2013, por Daniel Jorajuría *

Previo a la Cumbre Iberoamericana de Presidentes, se realizó en Panamá un encuentro auspiciado por la Central Sindical de las Americas (CSA) con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), su oficina regional para América Latina y el Caribe y el Centro Internacional de Turín.

Compartir este articulo:

Allí estuvieron presentes las Centrales Sindicales de Brasil, México, Colombia, Argentina (CGT y CTA a través de su secretario Gremial, Daniel Jorajuría) y las Centrales Centroamericanas (10).

El objetivo fue avanzar en el debate sobre la formalización laboral y fijar las estrategias desde los trabajadores hacia la próxima Conferencia de OIT – 2014 que tendrá como lo ha planteado su director General, Guy Ryder, como eje central “Formalizar la Economía Informal”.

El obstáculo más importante con que nos encontramos es con el grado de ocultamiento de estas actividades productivas. La economía informal, es la economía silenciosa, invisible, con trabajadores aislados, donde se hacen invisibles también los daños que produce a la salud y seguridad social de los trabajadores.

Según la OIT, “una característica típica de los mercados de trabajo en América Latina y el Caribe es la elevada presencia de trabajo informal que representa un 47,7% del empleo no agrícola. Ciertos colectivos tienen una mayor incidencia de empleo informal, como los trabajadores de servicio domestico (77,9%) por cuenta propia (83,6%) y auxiliares (100%), muchos de los cuales son familiares que no reciben remuneración alguna.

Prácticamente la mitad de la fuerza laboral en Latinoamérica y el Caribe, trabaja en la economía informal, tanto en el campo como en la ciudad, llegando en algunos países al 60% de la población ocupada.

Asimismo debemos distinguir todo lo que abarca esta problemática, es decir tanto el trabajo en el sector informal de la economía, como el empleo informal en el sector formal de la economía.

"Los empleadores demandan empresas sostenibles y crean un mundo para los trabajadores cada vez más insostenible", dijo Víctor Báez. El debate estuvo centrado en el desafío del sindicalismo ante esa realidad económica, laboral y social en América y la elaboración de un plan de trabajo 2014-2016.

Desde la CTA manifestamos que en la nueva etapa del capitalismo se informaliza la empresa y se informaliza a los trabajadores para ganar más. Y estas cuestiones no deben analizarse como cuestiones legales, como plantean algunos economistas que dicen que la informalidad es lo que no está legalizado, esto no es una problemática legal para poner la culpa de la ilegalidad en el trabajador o en la economía y a través de ello privarlos de Derechos.

Se trata de cuestiones políticas propias de la economía de acumulación y dominación capitalista y se resuelven también con decisiones políticas.

Por ejemplo un fenómeno que crece día a día, es el hecho de que tanto empleadores públicos y privados van eludiendo sus responsabilidades patronales informatizando las relaciones laborales con sus trabajadores dependientes. Y los informalizan a través de la figura del “trabajador autónomo”, ya sea vía contrato de locación de servicios, locación de obra, monotributo social, etc. En cualquier caso, falso autónomo. Así transforman un trabajador de la economía formal, en trabajador informal a través del fraude laboral.

Este mecanismo les sirve para fragmentar el colectivo, dificultan su organización y más aún, también les sirve este mecanismo para condicionar y restringir a sus trabajadores un derecho natural, humano y fundamental como lo es el Derecho de Huelga.

La CTA puede aportar muchas experiencias de luchas y reestablecimiento de la relación de Dependencia con empleadores privados y públicos eliminando estos fraudes laborales.

Por lo tanto es imprescindible, primero erradicar las situaciones de precariedad e informalidad laboral que existen en las relaciones de trabajo las empresas formales, públicas o privadas. Segundo, que los trabajadores de la economía informal sean reconocidos como Sujeto de Derechos para su protección social y tercero se les reconozca el derecho de organización, sindicalización y de negociación como lo establece la OIT.

En este sentido se informó que en la Argentina el 52% de los trabajadores son precarios, informales, autónomos o desocupados y a ellos la legislación los excluye explícitamente de la sindicalización.

Por último y ante el lanzamiento de la iniciativa política de formalizar a los trabajadores informales se manifestó que el año que viene la OIT tendrá una buena oportunidad de avanzar en esa iniciativa en la Conferencia del 2014 trabando el “Caso Argentino”. Ya que nuestra ley cuenta con tres Fallos de la Corte Suprema declarándola inconstitucional, tres resoluciones del Comité de Libertad Sindical, tres de la Comisión de Aplicación de Normas y en 17 oportunidades ha sido observada por la Comisión de Expertos, declarando su incompatibilidad con el Convenio 87 de OIT; y el gobierno no ha presentado un solo proyecto de ley para adecuarla.

Para finalizar, la CTA presentó el Anteproyecto de Ley de Víctor De Gennaro y respaldada por la CTA sobre la “Nueva Ley de Organizaciones de Trabajadores/as Sindicalizados/as” que recibió un fuerte respaldo e interés de las Organizaciones presentes.

* Secretario Gremial de la CTA

sitio desarrollado en SPIP